En dos procedimientos de la Policía de Investigaciones (PDI), en distintos barrios, recuperaron tres motocicletas, una con pedido de secuestro y las otras dos con las numeraciones adulteradas, sobre las que se presume que serían robadas, y que serán sometidas al peritaje de "revenido de metales" para establecer su numeración correspondiente.

El primer operativo se produjo en la esquina de Blas Parera y Larrea, cuando efectivos de la PDI que patrullaban el sector norte de la ciudad, observaron a cuatro muchachos en dos motocicletas, y uno de ellos con un alicate intentó cortar la linga protectora de una motocicleta Honda CBX de 250 cm³ que estaba estacionada en la vereda de un comercio. Los uniformados les gritaron a los desconocidos, pero estos al verse sorprendidos escaparon en las dos motos a toda velocidad. Los agentes comunicaron para describir los motovehículos: una Bajaj Rouser blanca y negra y una Honda Invicta negra, y la indumentaria que vestían los cuatro maleantes.

Minutos después, efectivos del Comando Radioeléctrico que patrullaban Avenida Galicia, divisaron la presencia de las motos descriptas con los cuatro ocupantes, e iniciaron una persecución hasta Pasaje Paraná al 6200 en Villa Hipódromo, adonde los motociclistas perdieron el control y cayeron los cuatro. A los conductores los atraparon e identificaron como A. D. V. de 20 años y L. S. A. de 19, y uno de ellos llevaba en una mochila una herramienta de corte de uso industrial llamada alicate.

En barrio Constituyentes

Ayer, durante la mañana, en la esquina de San Lorenzo y Junín, a un hombre que conducía una motocicleta Honda modelo XR 125, se lo detuvo para chequearlo y resultó que dicho vehículo contaba con pedido de secuestro por robo desde el 8 de marzo de 2015, ya que había sido sustraído en Aguado al 7300 en barrio Las Flores. Secuestraron la motocicleta y a su conductor lo trasladaron hasta la sede de la Policía de Investigaciones (PDI) para que explique cómo obtuvo la motocicleta que conducía cuando fue sorprendido por los vigilantes.

Informaron la novedad a la jefatura de la Policía de Investigaciones (PDI), y estos hicieron lo propio con el fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, que ordenó respecto de los dos primeros que continúen privados de su libertad, que sean identificados y que se les forme causa por encubrimiento de robo y adulteración de objeto registrable.