Policiales
Martes 20 de Marzo de 2018

Insólito: se hizo cortar el pelo y luego intentó asaltar a la dueña de la peluquería

Ocurrió en barrio Candioti Norte cuando un sospechoso simuló ser un cliente. Los vecinos denuncian escasa presencia policial ante una ola de robos que sacude al vecindario desde hace al menos tres meses.

Eran las 19 del viernes pasado cuando Lorena Elizarraga, propietaria de la peluquería Mora Salón Unisex, sufrió un intento de robo en su local ubicado en Chacabuco y Mitre, en pleno corazón del barrio Candioti Norte.

Todo sucedió cuando un sujeto vestido con una bermuda de jean y una remera blanca pidió ingresar al local y simuló ser un cliente más. Con sospechas y algo de miedo, Lorena confió igual y le abrió la puerta del local.

El muchacho pidió cortarse el cabello mientras otra clienta esperaba en el salón también para ser atendida por Lorena. Con el correr de los minutos, las sospechas iban a confirmarse en la peluquería.
"Estaba con la mano en la cintura en todo momento y yo me di cuenta. En ese momento, llegó la pareja de mi clienta y yo le dije pasá y cuando le dije así, el ladrón se levantó con algo en la mano, que no llegamos a ver qué era, y salió corriendo", relató a UNO Santa Fe la dueña del salón.

"No nos alcanzó a hacer nada, simplemente se fue. Cuando el chico que vino a buscar a mi clienta lo comenzó a seguir, el ladrón se dio vuelta y nos miraba, como desafiándonos", agregó la peluquera. "No me alcanzó a robar, gracias a Dios", destacó Lorena.

Un historial marcado por la inseguridad

El lamentable e insólito episodio no fue el primero que le tocó vivir a Lorena. El 7 de septiembre del 2012, cuando estaba embarazada y a pocos días de dar a luz, fue víctima de un asalto por parte de un sujeto que, a cara descubierta y con un arma blanca, le robó dinero del local y le apoyó una cuchilla en su vientre.

"Otra vez también me quebraron la muñeca y ahora esto. Hace bastante que la zona está brava. Hará tres o cuatro meses que venimos sufriendo robos", contó Lorena sobre la alarmante situación que está viviendo el barrio en el último tiempo.

"Siempre son entraderas", aseguró la propietaria de la peluquería que el pasado viernes, cuando el sol caía en la ciudad, sufrió el intento de robo por parte de un delincuente que logró huir del lugar.