Un joven se presentó este domingo a la madrugada en la comisaría de la localidad cordobesa de Bialet Massé, autoincriminándose por el crimen de su padre.

"El diablo me mandó a matar a los López", dijo Emiliano López al arribar a la sede policial con todas sus ropas ensangrentadas.

El cuerpo de Francisco Dionisio López, de 63 años, estaba en la casa de calle Del Campillo al 200.

Según las primeras informaciones, el cadáver tenía clavado un cuchillo en el cuello.

Este domingo a la mañana, el joven era indagado. Aparentemente sería derivado al hospital Colonia Santa María. Se presume que podría haber sufrido un brote sicótico, en función de lo que declaró al llegar a la comisaría.

Un vecino de la familia López, Gabriel Cáceres, dijo a Cadena 3: "Estamos todos conmocionados y muy tristes".

"Estuve con ellos ayer a la mañana", apuntó.

Indicó el sindicado parricida era un chico "muy introvertido".

Interviene en el caso, el fiscal de Cosquín, Martín Bertone.