Judiciales
Domingo 14 de Enero de 2018

Juzgarán en Santa Fe por tres secuestros a Schillaci y los Lanata

Un fiscal solicitó que vayan a juicio por delitos que cometieron tras fugarse de General Alvear en 2015.

Un fiscal de Santa Fe pidió que los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, condenados por el triple crimen de General Rodríguez, sean sometidos a juicio oral por haber secuestrado a un ingeniero agrónomo, a un matrimonio y al sereno de una arrocera durante la fuga que protagonizaron en 2015 en esta provincia, donde fueron recapturados.

El fiscal Estanislao Giavedoni presentó la acusación formal en la que solicita la apertura del juicio oral y público para los imputados de privación ilegítima de la libertad de tres personas, robo calificado y portación de arma de fuego. Y adelantó que pedirá que sean condenados a 15 años de prisión de cumplimiento efectivo. En tanto, la audiencia preliminar se realizará el próximo 7 de marzo y hasta ayer no se había confirmado si asistirán los imputados, alojados en la cárcel de Ezeiza.

Condenados en diciembre de 2012 a prisión perpetua por el triple crimen de General Rodríguez ocurrido en 2008, Cristian Lanatta, de 45 años, su hermano Martín, de 43, y Víctor Schillaci, de 36, protagonizaron una resonante fuga el 27 de diciembre de 2015. Cerca de las 2.30 lograron escapar del penal de máxima seguridad de General Alvear en un viejo Fiat 128, con un guardiacárcel como rehén al que abandonaron sano y salvo a las pocas cuadras.

Luego huyeron en una camioneta, aparentemente rumbo al sur del conurbano bonaerense, pero finalmente escaparon hacia la provincia de Santa Fe donde el 7 de enero de 2016 se cree que mantuvieron un enfrentamiento e hirieron a dos efectivos de Gendarmería durante operativos ordenados por el juez federal porteño Sergio Torres.

Capturados

Los imputados serán juzgados en Santa Fe por el secuestro del ingeniero agrónomo Juan Ignacio Reynoso, de 32 años, que trabajaba en la zona rural de la localidad santafesina de San Carlos y fue interceptado ese mismo día por los tres prófugos cuando circulaba en su Volkswagen Amarok blanca rumbo a Córdoba.

Según se determinó en la investigación, los fugitivos obligaron a Reynoso a que los lleve a su departamento del microcentro santafesino, donde permaneció cautivo 48 horas hasta que fue rescatado maniatado y en estado de shock. En tanto, según la investigación, los prófugos robaron su camioneta, que fue ploteada con letras y franjas verdes para simular que se trataba de un móvil de Gendarmería y con la que, en plena fuga, volcaron el 9 de enero cerca de Cayastá, donde luego fue detenido Martín Lanatta.

Otro de los delitos por el que los detenidos serán juzgados será el de privación ilegítima de la libertad y robo calificado al productor agropecuario Héctor Ferreira, ocurrido la madrugada del 9 de enero de 2016 cuando los prófugos ingresaron a su casa de Campo del Medio tras tirar la puerta abajo.

Al declarar Ferreira explicó que los fugitivos entraron fuertemente armados y vestidos como gendarmes mientras dormía y que cortaron un cable de teléfono con el cual luego lo ataron boca abajo y con las manos hacia atrás en la habitación de la casa. Según el productor rural, en principio querían llevárselo para que les indicara el camino, pero él pudo convencerlos de que se fueran con su celular y su camioneta, que fue hallada más tarde empantanada en un camino que va hacia la ruta 62.

Por su parte, Cristian Lanatta y Schillaci también están imputados por la privación ilegítima de la libertad contra Franco Martín, un empleado de la arrocera Spalletti tomado de rehén minutos antes de que efectivos de la policía santafesina los arrestaran el 11 de enero de 2016, en ese predio de la localidad santafesina de Cayastá.

Controversia

El fiscal Giavedoni ya adelantó que por esos delitos pedirá 15 años de prisión y afirmó que las situaciones que se investigan en el plano de la fuga de Schillaci y los Lanatta "pueden generar controversia porque la defensa puede plantear distintas hipótesis, como por ejemplo que el estado de necesidad con el cual estaban generando la huida los llevó a cometer esos actos".

Actualmente los tres purgan su condena en la cárcel de Ezeiza por el triple crimen de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, cuyos cadáveres fueron hallados en agosto de 2008 en General Rodríguez. Por estos homicidios, un hermano de Schillaci, Marcelo, de 35 años, recibió la misma pena pero al momento de la fuga estaba alojado en otra cárcel por problemas de salud.