Policiales

La hermana del Cordobés pide un juicio abreviado

El abogado del jefe de la banda, Néstor Pereyra, está negociando con la fiscalía una pena máxima de tres años de prisión en suspenso para la mujer 

Jueves 03 de Septiembre de 2015

La semana próxima podría haber novedades en la investigación a la banda del Cordobés, responsable de al menos 10 atracos en el Gran Santa Fe. La hermana del jefe de la banda, que tenía a su nombre uno de los vehículos con los que cometieron el robo y que también fue acusada por asociación ilícita y robo calificado, podría quedar en libertad la semana próxima. El beneficio llegaría en el marco de un acuerdo de juicio abreviado en el que están trabajando el abogado defensor de la mujer y la fiscalía.

LEER MÁS: Detuvieron a la cuarta integrante de la banda del Cordobés

En suspenso 

Néstor Pereyra, el letrado que representa a los cuatro imputados, confirmó en diálogo con Diario UNO que están trabajando en un acuerdo de tres años de prisión en suspenso para la mujer, que no cuenta con antecedentes penales.

A pesar de tener la misma acusación que el resto de los varones que integran la banda (asociación ilícita, privación ilegítima de la libertad, robo calificado por el empleo de arma de fuego, robos calificados reiterados cometidos en poblado y en banda, hurtos calificados reiterados y tenencia ilegítima de arma de guerra), son las condenas previas por robos calificados que tiene el cordobés Alejandro Arismendi; José Cardozo, oriundo de San Javier, y el santafesino Elbio Pérez, lo que imposibilita que ellos logren la excarcelación.

El último robo 

Los tres fueron detenidos el sábado 8 de agosto, menos de 24 horas después del último robo. Ese día, al filo de la medianoche, cayeron detenidos los bandidos que se dedicaban al robo de viviendas y autos en la capital provincial, en Sauce Viejo, Franck y en la ciudad de Paraná.

LEER MÁS: La banda del cordobés cayó porque una de las víctimas anotó la patente

La investigación comenzó tras un robo ocurrido el viernes 7 de agosto, en una casa de barrio Sur, ubicada sobre la avenida General López al 2800. Vecinos de las víctimas lograron divisar el auto en el que escapaban los ladrones y el dato de la patente fue el puntapié inicial para la persecución.

Con las letras y la numeración de la patente, los investigadores determinaron que el auto estaba registrado en la ciudad de Córdoba y que estaba a nombre de una mujer. Ella terminó siendo la hermana de uno de los detenidos. Entonces, se ordenó una intervención telefónica y así se logró ubicar a los ladrones.

La investigación incluso llevó a los pesquisas a la localidad de Arroyo Aguiar, donde se allanó un galpón que la banda utilizaba como una especie de aguantadero y depósito de los botines. Entre otros objetos, encontraron gran cantidad de ropa que había sido robada en julio, en un comercio de indumentaria de la ciudad de Franck.

LEER MÁS: Cayó una banda de ladrones que robaba casas, comercios y vehículos en la región litoral

Mientras que en la ciudad de Santa Fe, escondían los objetos robados en casas ubicadas en los barrios de Las Flores I, El Pozo, Villa María Selva y Los Hornos. A la medianoche del sábado 8 de agosto, y después de la ejecución de media docena de allanamientos que contaron con la colaboración del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) y del Cuerpo Guardia de Infantería, todos dependientes de la Unidad Regional I, los sospechosos fueron apresados.

Esta seguidilla de atracos fueron los primeros que Arismendi, Cardozo y Pérez ejecutaron en conjunto. Todos tenían ya un prontuario de asaltos calificados y así se conocieron, en la cárcel de Coronda, donde comenzaron a planificar los últimos ataques. Ahora, su defensor técnico está trabajando para lograr que se les revise la calificación penal que les imputó la fiscalía. Sobre todo, intentarán eliminar la acusación por el delito de asociación ilícita, que es el que le podría sumar la mayor cantidad de años de pena pero que, a su vez, es más difícil de probar para la fiscalía.

¿Te gustó la nota?