Ayer, en el marco de una investigación llevada a cabo por la Agencia de Trata de Personas de Santa Fe, quedó detenido un hombre de 56 años acusado de haber abusado sexualmente a sus tres sobrinas en Laguna Paiva. Se trata de un changarín que a principios del 2000 fue sentenciado por haber violado a su hija biológica.

Dieciocho años después, el sujeto identificado como Mario H., oriundo de Laguna Paiva, vuelve a estar involucrado en un nuevo aberrante episodio en el cual presuntamente resultaron ser víctimas sus tres sobrinas de 12, 15 y 18 años, una de ellas con retraso mental leve.

El caso salió a la luz luego de que la madre de las jóvenes denunció en la Comisaría N° 13 de aquella localidad lo relatado por sus hijas. En dicha denuncia, la mujer contó en sede policial que las jóvenes le indicaron que su tío las había sometido a manoseos y que una de ellas fue abusada sexualmente con acceso carnal.

Tras la denuncia, los pesquisas de la agencia de Trata de Personas obtuvieron una orden de allanamiento a su domicilio y lograron secuestrar elementos de interés para la causa. En tanto, también procedieron a tomar declaraciones a las víctimas con el devenir de la investigación.

La causa está cargo del fiscal de la Unidad Especial de Violencia de Género, Sexual y Familiar, Agustín Nigro, quien en la jornada de ayer, en horas de la tarde y con la evidencia recolectada imputó al presunto abusador.

Un brutal antecedente

Mario H. no es la primera vez que le rinde cuentas a la Justicia. En 2002, fue sentenciado a purgar una condena por haber abusado sexualmente de su hija biológica.

Aquella causa, que se tramitó en el viejo sistema penal sentenció a 13 años de prisión efectiva "por el delito de violación calificada reiterada en número de dos y abuso deshonesto agravado reiterado en número de dos en concurso ideal con promoción y facilitamiento de la corrupción de menores calificada reiterada en número de tres".