La muerte de Emanuel Garay, el joven cadete de 19 años que había sido sometido a un entrenamiento extremo en la Escuela de Policía de La Rioja, destapó los abusos en el ingreso a la fuerza en esa provincia. El hermano de la víctima rompió el silencio y contó detalles acerca del maltrato al que los ingresantes eran obligados a pasar.

"Les dijeron que si querían tomar agua lo hicieran del inodoro", aseguró Adrián Garay, quien recordó que su prima, que también estaba en la práctica que desató la muerte de Emanuel, tomó de esa agua. "Fue terrible lo que pasó", dijo a Clarín.

Según relataron otros cadetes internados con el mismo cuadro de deshidratación bajo temperaturas de casi 50 °C, Emanuel fue abandonado bajo el fuerte sol. Después de media hora, alguien vio que estaba convulsionando y lo trasladó al hospital más cercano de la zona.

"Mi hermano tenía toda una vida por delante. Ese día, Emanuel empezaba a cursar. Todo ocurrió el primer día en que empezó a cursar. Fue un sueño que terminó en pesadilla", contó desconsolado.

Y agregó: "Lo hicieron entrenar en condiciones infrahumanas. Les negaron el agua y por eso mi hermano cayó desmayado. En ese momento la persona que estaba a cargo dijo esa frase aberrante: "Si se tiene que morir, que se muera"".

Luego de esa situación, "Emanuel quedó inconsciente, tirado bajo el sol de las tres de la tarde, y no recibió ayuda. A la media hora convulsionó y lo ayudaron. Lo llevaron al hospital pero ya entró en coma".

La muerte de Emanuel Garay ocurrió esta madrugada en el hospital Vera Barros de la capital riojana, donde estaba internado desde el lunes pasado por las lesiones que le produjo el entrenamiento extremo que recibió en la Escuela de Policía.

Garay era uno de los dos cadetes que se encontraba "en estado crítico, con pronóstico reservado y un seguimiento de hora a hora", según el último parte médico del viernes por la tarde.

El joven sufrió dos paros cardíacos de los cuales pudo ser reanimado, pero quedó prácticamente sin posibilidades de que los médicos pudieran seguir el tratamiento. Finalmente, falleció este sábado.

"Los torturaron, los golpearon, 40 grados y les negaban tomar agua. Él tenía un sueño, entró a su primer día de clases y 12 horas después estaba en coma", resumió el hermano del cadete.