La mamá de uno de los niños que sufrió maltrato en el jardín Creciendo Kids, en Sunchales, contó a UNO Santa Fe la experiencia que le tocó atravesar.

Su hijo, a quien identificaremos como D, acudía al establecimiento desde los cuatro meses y medio aproximadamente.

LEER MÁS: Tras una denuncia por maltrato clausuraron por 48 horas un jardín de infantes

Los cambios de conducta empezaron este año, cuando D, que hoy tiene un año y ocho meses, evidenciaba comportamientos que nunca antes había tenido.

"En ocasiones se pegaba en la cabeza cuando lo retábamos. De un día para otro ya no quería bañarse, mucho menos entrar al baño. Le agarró miedo al agua", relata Daiana, la mamá del pequeño, quien preocupada por esas manifestaciones consultó a su pediatra.

El maltrato salió a la luz dado que la familia de un alumno de tres años que comenzó a asistir en marzo pasado al jardín percibió un cambio en la actitud del pequeño, que al principio asistía al lugar con muchas ganas mientras que en las últimas semanas manifestaba que no quería ir más.

"Los padres le preguntan por qué. Mientras indagaban, el nene cuenta algunas cosas que no eran acordes para un niño. Ellos al ver esto, quizás al principio no le creyeron porque pensaban que eran caprichos", cuenta Daiana. Sin embargo el chico no desistía de su decisión, por lo que el padre decidió colocar un celular que grabe en la mochila.

La grabación se difundió en primer lugar en el grupo de padres. En estos audios se puede escuchar a las personas que trabajan en el lugar amenazando a los chicos con castigarlos llevándolos al baño, lugar donde los enviaban en caso de que se comportaran mal.

Al ser consultada sobre si este año hubo un cambio en la planta de personal del jardín, Daiana confirma que hasta el año pasado su hijo acudía a otra sala y que este año las maestras que lo atendían eran otras.

La indignación de los padres está latente, ya que el jardín reabrió sus puertas el lunes.

Daiana confirmó que junto a otras cuatro familias radicaron la denuncia en la Comisaría 3ª de Sunchales, en donde presentaron la grabación y brindaron testimonio.

"Nosotros lo sacamos inmediatamente después de que escucho los audios, al otro día no lo mandé más", relata Daiana.

"Nosotros creíamos que no iba a abrir o por lo menos que esas docentes no iban a estar más al frente", cuenta la mamá, ya que tras la clausura del sábado el establecimiento reabrió sus puertas el lunes.

Ese mismo día por la tarde un grupo de familias mantuvo un encuentro, en el cual participaron los propietarios del jardín y las maestras que protagonizaron los audios.

"Fui angustiada, pero me volví peor, no me supieron dar una explicación. Mas allá de que no me va a servir cuando escucho que a mi nene lo amenazan con llevarlo al baño. "Estar pensando" es llevarlo al baño", explicó Daiana, quien agrega que a su hijo no le hace falta ir al baño ya que aún usa pañales.

El sentimiento común que invade a los padres involucrados en el caso es de dolor y decepción.

"Confiamos plenamente en el jardín, más de una vez lo recomendé. Confiábamos en las maestras, le dejamos lo más preciado -asegura la mamá de D-. Las maestras decían que era un amor, que lo amaban y se portaba muy bien. Al escuchar esos audios se me parte el corazón".

En el encuentro que se realizó el lunes, las respuestas que dejaron las docentes involucradas generaron asombro, ya que estas afirmaron que los castigos se daban porque el nene "tumbaba el agua". "Otra de las maestras terminó la reunión asumiendo la responsabilidad, pidió que la disculpen porque había tenido un mal día. Eso no justifica el maltrato a los chicos", finalizó la madre de D.