Este lunes, con las primeras luces del amanecer, la persecución policial a un delincuente tuvo un dramático giro, cuando se vio completamente rodeado de policías e ingresó al garaje de una vivienda familiar de calle Misiones al 6700, del barrio Santa Marta, a buscar refugio y disparando a mansalva sobre pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI), que finalmente lo rodearon y apresaron.

El malviviente fue identificado como W.M.S., de 29 años, en libertad condicional. Le secuestraron una pistola calibre 9 milímetros con una bala en la recámara, otra en el cargador, evidente olor a pólvora en el arma de guerra y en buenas condiciones de funcionamiento, siendo que los proyectiles tienen punta de teflón de las denominadas "matapolicía" porque penetran los chalecos balísticos de los uniformados, además de la moto usada en la huida.

Estampido al amanecer

Con las primeras luces del amanecer de este lunes, una patrulla de pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI) de la dirección de Inteligencia Criminal Estratégica, que trabajaba sobre una investigación, al llegar a la esquina que forman las calles Chubut y Los Teros en el barrio San Agustín II en el extremo noroeste de la capital santafesina y a escasos 200 metros de la avenida de circunvalación oeste, escucharon la deflagración de un disparo de arma de fuego de grueso calibre.

Los policías, estimando un delito en curso, aceleraron el patrullero, y observaron a un desconocido montado en una motocicleta y a una mujer que gritaba desconsolada en la puerta de una vivienda.

Un policía bajó del patrullero y se quedó con la víctima que le dijo que había sufrido un robo. Eso fue lo que transmitió el oficial de la PDI por handy a la central 911 y éstos retransmitieron a los dos policías que viajaban en el patrullero persiguiendo al delincuente.

La persecución llevaba entre 15 y 20 cuadras, hasta que al llegar a la esquina de calle Dusso y Formosa, el delincuente abandona la moto, se para a unos 50 metros del patrullero policial y ejecuta varios disparos, aunque ninguno hizo blanco. Los policías no dispararon ya que había gente caminando en la zona.

Pero lo persiguieron a bordo del móvil policial hasta que el delincuente en medio de la desesperación para evitar ser atrapado ingresó en el garaje de una vivienda particular, atrincherándose y resistiendo su aprehensión. Pero el cerco policial, finalmente hizo que deponga su actitud.

Los pesquisas de la PDI lo aprehendieron, esposaron ante la sorpresa del populoso vecindario y luego lo identificaron como W.M.S., de 29 años, al que le secuestraron una pistola calibre 9 milímetros con una bala en la recámara, otra en el cargador, evidente olor a pólvora en el arma de guerra y en buenas condiciones de funcionamiento, siendo que los proyectiles tienen punta de teflón de las denominadas "matapolicía" porque penetran los chalecos balísticos de los uniformados, además de la moto Honda modelo Wave usada en la huida y sin chapa patente.

Informaron la novedad sobre el resultado del procedimiento a la jefatura de la Policía de Investigaciones (PDI), y estos hicieron lo propio con el fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, que ordenó respecto del aprehendido que continuara privado de su libertad, que sea identificado, y que se le forme causa como presunto autor de los siguientes delitos "robo, seguido de atentado y resistencia a la autoridad, y portación indebida de arma de guerra".