En los primeros minutos de este viernes, y cuando la empleada de la heladería Trevi de General Paz y Quintana, se preparaba para el cierre del local comercial, ingreso un muchacho y le pidió un helado, aclarándole que se lo tenía que fiar. La empleada, cuando lo observó bien, se dio cuenta que era el mismo que la había asaltado el miércoles pasado y le había sustraído 600 pesos y su teléfono celular.

La trabajadora, sola en medio de la tremenda situación, eligió darle el helado al joven, pero este, fiel a sí mismo, arrebató la caja registradora y salió corriendo (llevando el helado también). Ella llamó al 911, describió su complexión física y vestimenta, y además que corría con una caja registradora en medio de la noche.

Efectivos de la Comisaría 5ª y el Comando Radioeléctrico, hicieron una rápida saturación de patrullajes y divisaron al muchacho corriendo por Martín Zapata hacia el oeste con la caja registradora. Lo persiguieron y lo alcanzaron en la esquina de Necochea.

Al joven lo identificaron como J. F. R. de 23 años, y fue reconocido por la empleada de la heladería que era el mismo que el miércoles la había robado. Detuvieron al joven y lo trasladaron a la Comisaría 5ª.

Delitos imputados

Informaron la novedad a la jefatura de la Unidad Regional I La Capital, y estos hicieron lo propio con el fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, Estanislao Giavedoni, que ordenó que sea identificado, y que se le forme causa por dos delitos consecutivos en distintos días, por el asalto del miércoles "robo" y por el de esta madrugada "hurto en grado de tentativa".