El personal del Servicio Penitenciario de Coronda secuestró marihuana durante una requisa que se realizó este jueves.

La sustancia se encontraba perfectamente oculta dentro de dos frascos de desodorante a bolilla, en un paquete que había llegado por correo.

Tras la inspección correspondiente, los efectivos detectaron que se trataba de marihuana. La encomienda provenía de la ciudad de Córdoba con destino a un interno del penal.