Policiales
Miércoles 25 de Julio de 2018

"Por un gil, se va terrible artista", le dijo Pity Álvarez a su madre antes de quedar detenido

Al cumplirse este martes doce días del crimen de Cristian Díaz, se difundieron los audios que el músico acusado por el homicidio le envió a su madre mientras se encontraba prófugo de la Justicia.

El músico Cristian "Pity" Álvarez grabó varios mensajes de audio y se los mandó a su madre poco antes de quedar detenido, doce días atrás, y en uno de ellos le dijo: "Por un gil, se va terrible artista; no sé dónde va, pero se va".
Cristina Congiú, madre de "Pity", ya había revelado, el pasado 13 de julio, que su hijo le había mandado audios a través de Whatsapp en los que le decía que no iba a poder soportar la cárcel y que prefería estar muerto.
"En uno de los audios que me mandó me dice que no va a poder soportar esto, que prefiere estar muerto; él nunca se imaginó llegar a esta situación", contó en ese momento en el programa Cortá por Lozano, que se emite por Telefé.
Al cumplirse este martes doce días del crimen de Cristian Díaz, se difundieron los audios que el músico acusado por el homicidio le envió a su madre mientras se encontraba prófugo de la Justicia.
"Yo ahora estoy comiendo algo, que no como desde ayer al mediodía, y me va a pasar a buscar el abogado y me voy a ir para allá; así que no sé", le dijo "Pity" a su madre antes de entregarse en la comisaría junto a su abogado.
En otros de los audios dados a conocer deslizó: "Ya te dije cuándo me internaba de vuelta; si me internaba de vuelta iba a tomar una decisión, había tomado una decisión y lo sigo sosteniendo".
Y en otros de los mensajes, en los que se refirió a su pequeña hija, grabó: "¡Eh, eh!... o sea, me da lástima no poder conocerla a Blondie nada más; pero bueno, la vida es así. Por un gil, se va terrible artista; no sé dónde va, pero se va".
Y aparentemente antes de despedirse, le indicó: "Así que, bueno, dale, respondeme eso que quiero ver cómo quedó y te digo un par de cosas, así yo me voy y dejo todo arreglado. Chau".
Horas después, el músico y líder del grupo Viejas Locas se entregó en la comisaría de Villa Lugano, confesó ante los medios que él mató a Díaz en defensa propia, pero se negó a declarar ante la Justicia, por lo que fue trasladado a un pabellón psiquiátrico del penal de Ezeiza, donde permanece detenido.