Policiales
Miércoles 14 de Marzo de 2018

Prisión preventiva a narcos que unían Corrientes, Reconquista y Santa Fe

Así lo dispuso el juez federal Aldo Alurralde respecto de los cinco integrantes de la banda: una mujer y cuatro hombres. Además, por la cantidad de miembros y la logística de la organización, son pasibles de la figura de "asociación ilícita".

En la tarde del martes, el juez federal con sede en la ciudad de Reconquista, Aldo Alurralde, ordenó el procesamiento de cinco narcotraficantes en el marco de una investigación que involucra tres distintos puntos geográficos del Litoral argentino: la provincia de Corrientes, la ciudad de Reconquista –en el departamento General Obligado– y la ciudad de Santa Fe. Los delitos imputados son "asociación ilícita", como así también en el articulado de la ley nacional de estupefacientes Nº 23.737, y se relacionan con el transporte de drogas y su tenencia con fines de comercialización.
Droga1.jpg

Inicio de la investigación
Esta surgió el 1 de junio de 2017 y trabajaron, de manera separada en un principio y luego de forma conjunta, la Policía de Investigaciones (PDI), junto con oficiales y suboficiales de la Policía Federal Argentina (PFA) Subdelegación Reconquista. Estos lograron identificar la actividad de un narcotraficante que fue identificado como F. M. M., de 29 años, y conocido bajo el apodo de "Teno", que era quien se dedicaba –según las escuchas telefónicas que forman parte de la investigación y de la causa judicial– al transporte de estupefacientes entre las ciudades de Reconquista y Santa Fe.
Droga2.jpg

Origen en Corrientes
Las maniobras de transporte de estupefacientes partían de la provincia de Corrientes, atravesaban Reconquista y otras localidades en las que también se repartía droga en los barrios, y por fin el último destino era la ciudad de Santa Fe. Quien oficiaba como "punta" o "guía" en el transporte de la droga era otro de los integrantes de la banda, que fue identificado como J. M. P. F., de 36 años y con domicilio en el macrocentro de esta ciudad, que conducía un automóvil y alertaba con su teléfono celular sobre la existencia de controles policiales o de Gendarmería a lo largo de toda la ruta.
Droga3.jpg

Con el avance de la investigación, surgió que J. M. P. F. y F. M. M., alias "Teno", trabajaban de manera articulada, ya que el segundo de los nombrados llegaba hasta una gomería, donde atendía otro de los integrantes de la banda, V. M. P. Este último se hacía llamar "Mario" y se encargaba del acondicionamiento de la droga dentro del vehículo. Viajaban en principio hacia la ciudad de Reconquista y posteriormente lo hacían hacia Santa Fe. De esta actividad entre los narcotraficantes existen grabaciones telefónicas y además, cuando viajaban por la provincia de Entre Ríos hacia Santa Fe, quedaron registrados en las cámaras de vigilancia de túnel subfluvial Uranga-Silvestre Begnis. Cuando lo hacían por la localidad de Basail, en la provincia del Chaco, en ese tramo de la ruta nacional 11, quedaron filmados por las cámaras de las cabinas de peajes.

Droga6.jpg

Conforme a una transcripción telefónica del 19 de septiembre de 2017, J. M. P. F. mencionó por su teléfono celular que había comprado un automóvil marca VW modelo Gol Trend con chapa patente AB 782 UQ, con dinero recaudado de la venta de estupefacientes en todas sus modalidades, y que ese vehículo formaba parte de la logística que poseía la organización criminal.

Logística
Los estupefacientes eran pacientemente acondicionados en los vehículos usados para el transporte, fundamentalmente en las ruedas de auxilio (acomodadas por el gomero "Mario" en la ciudad de Corrientes, en la esquina de 2 de Abril y Patagonia). Utilizaban también otro vehículo, una camioneta VW modelo Saveiro. Quedó identificada una mujer, que sería vendedora de drogas en la ciudad de Corrientes, Z. L. B., de 50 años, y quien estaría directamente relacionada con vendedores al menudeo de estupefacientes en la ciudad de Santa Fe.

Droga7.jpg

Textual del expediente

Sostiene el juez federal Aldo Alurralde que "como corolario de todo lo expuesto; y merced al intercambio de información de ambas fuerzas intervinientes, se pudo establecer que el investigado M. viaja hasta la ciudad de Corrientes capital un día antes de cada «movida» –léase transporte de droga–, en su camioneta Amarok color gris, exhibiendo la patente JQU 764, y que una vez allí se acondicionaría con la sustancia estupefaciente –en el neumático auxiliar– para su transporte al día siguiente. Por su parte P. F. –residente en Corrientes– oficiaría de «punta» o «guía» del transporte, utilizando para ello una camioneta VW Saveiro color azul, exhibiendo la patente AA 686 ON. Se dispuso el cambio de modalidad de las intervenciones telefónicas y pasaron a la «escucha directa» a los fines de interceptar el convoy de traslado de la droga. Así sabían que M. y P. F. realizarían el transporte de estupefaciente en la mañana del 11 de octubre de 2017, y que estaban recorriendo la ruta provincial Nº 1 con sentido al sur, dirigiéndose a la ciudad de Santa Fe. Es así como se montó un operativo policial y a la altura de la ciudad de San José del Rincón (provincia de Santa Fe) fueron interceptados conduciéndose –tal como era esperado– en las camionetas Amarok y Saveiro, y se incautó –entre otros elementos– en una cubierta de auxilio, colocada en la parte inferior de la camioneta, tal como si cumpliera la función de «rodado auxiliar», 22 panes de marihuana –según prueba de campo– con un peso de 20,233 kilos.Con este resultado, se dispuso una serie de allanamientos de domicilios presuntamente vinculados con la red delictiva, y como corolario del despliegue procesal quedaron detenidos P. F., M., Prieto, B. y A. En cuanto a P. F., además de los efectos secuestrados en el procedimiento de corte efectuado en la ruta provincial Nº 1, en su domicilio de la ciudad de Corrientes secuestraron además dos trozos compactos de cocaína, arrojando un peso total de 484 gramos, y una balanza digital de precisión, entre otros efectos; es decir que, además de la droga transportada, disponía del estupefaciente secuestrado en su domicilio".

"En relación al gomero P., además de habérsele secuestrado el neumático original de la camioneta Amarok que transportaba la droga (reemplazándola por un «símil» auxilio que por un tajo lateral permitió ocultar el estupefaciente), rodado conducido por M. y escoltado por P. F., se le secuestró 357 gramos de cocaína, una balanza digital de precisión, una bocha de marihuana, $50.000, un revólver calibre 22 y un revólver calibre 38 especial y 4 celulares".

"A Z. B. se le secuestró, entre otros elementos, una pistola calibre 22 con la inscripción Bersa, con almacén cargador colocado; un revólver calibre 22, once municiones calibre 22; la suma de $212.600 en efectivo; varios celulares, dos balanzas de precisión, y secuestraron dos trozos compactos de cocaína con un peso de 100 gramos. A B. J. A. le secuestraron un cigarrillo de armado casero, un trozo pequeño de marihuana, una bolsa pequeña con marihuana y un trozo compacto de marihuana arrojando un peso total de 109,6 gramos".

Banda de narcotraficantes
Los cinco miembros de la organización criminal de narcotraficantes privados de su libertad –puesto que seguirán detenidos y con prisión preventiva– son: J. M. P. F., de 29 años; F. M. M., de 29; V. M. P., de 46; la única mujer Z. L. B., de 50, y B. J. A., de 33.