Agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) desde la tarde del lunes investigan una denuncia hecha por una mujer de 48 años -que estaba junto a su hija adolescente de 16- en el Centro Territorial de Denuncias (CTD) ubicado en Aristóbulo del Valle al 7400, adonde declaró que ese día (lunes 7 de mayo) cuando la menor regresaba de la escuela dos desconocidos que descendieron de una camioneta blanca sin chapa patente, quisieron secuestrarla.

De acuerdo a la denuncia, la chica había descendido del colectivo en Aristóbulo del Valle y Espora y caminó hacia el oeste por la última de las arterias, pero antes de llegar a Rivadavia, se topó con dos personas que descendieron raudamente del vehículo, forcejearon con ella y uno de ellos la tomó violentamente del cuello y le tapó la boca con la mano.

La resistencia puesta por la adolescente, que además gritó y forcejeó con sus presuntos captores, hizo que interviniera directamente un hombre de alrededor de unos 70 años, que llevaba una herramienta de uso mecánico y actuó directamente en favor de la víctima, lo que puso en fuga a los desconocidos en la camioneta Trafic blanca.

La investigación

El relato fue analizado por funcionarios de la PDI por orden del fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Eric Fernández, que además articularon y ejecutaron trabajos de calle en la zona denunciada entrevistando a vecinos que convaliden lo ocurrido, aunque no fue hallado nadie que hubiera visto algún tramo de lo sucedido, antes, durante y después, en un horario -pasado el mediodía- en el que se presume que hay gente regresando o saliendo de sus hogares y siendo que el hecho pasó en la vía pública. Tampoco fue hallado el hombre de unos 70 años que la habría ayudado a escapar

En el texto del suceso denunciado se alude a que la camioneta blanca de la que descendieron los dos presuntos raptores no tenía chapa patente colocada, estimando que en el momento de gran tensión sufrido, vuelve difícil la observancia de un detalle desde el relato de la víctima, y sobre todo por la tremenda convulsión psicológica de la resistencia que opuso para no ser secuestrada.

Finalmente, la joven fue revisada por el médico de la repartición policial, que no constató en el cuello, en el rostro, ni en otra parte del cuerpo, ningún tipo de lesión compatible, como hematoma, golpe o rasguño.

Complementariamente, analizaron todos los registros de las cámaras de vigilancia de la provincia de Santa Fe, como de la Municipalidad, a los fines de hallar un vehículo tipo camioneta blanca sin chapa patente, transitando por la zona durante la jornada del lunes y no fue hallado un vehículo de similares características.

Información

Las novedades surgidas de la investigación de la PDI fueron informadas a la jefatura de ese cuerpo en detalle, y estos hicieron lo propio con el fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Eric Hernández, y el caso seguirá su curso.