Policiales

Quiso sacarse una selfie con un arma y se hirió en la cabeza

Un joven de 15 años, que habría estado junto a sus amigos pelea por su vida en el Cullen porque el arma que tenía se habría disparado hiriéndolo en su cabeza. 

Lunes 10 de Noviembre de 2014

Este lunes, algunos minutos después de las 16, en Moreno y Gaboto en el barrio Santa Lucía que está ubicado en el extremo suroeste de la capital santafesina, Joel Isame de 15 años, fue impactado con un balazo en el lateral derecho de su cabeza. 

La víctima, en grave estado, fue trasladadoa de urgencia al hospital Cullen, adonde los médicos de la emergentología lo recibieron en el shock room para pacientes en estado crítico y lo compensaron.

La investigación policial

Los vecinos del barrio Santa Lucía que viven en inmediaciones a la esquina de las calles Gaboto y Moreno fueron los que denunciaron el suceso a la central policial 911, e inmediatamente el lugar se pobló de vigilantes y patrulleros de la comisaría 2°, la 2° inspectoría zonal, la Patrulla de Intervención Barrial, PIU, el Comando Radioeléctrico, que iniciaron la investigación del caso.

En una primera instancia, los vecinos dijeron que se escucharon varias deflagraciones de disparos de arma de fuego provenientes de las vías del ferrocarril Mitre, y ellos estimaron que uno de esos proyectiles fue el que impacto en la cabeza del menor.

Ruleta rusa adolescente

Pero, con el paso de las horas y de la investigación que ejecutaron los pesquisas policiales de la agrupación de Unidades Especiales de la UR 1° La Capital de la policía santafesina, lograron la presencia de la madre del menor herido, que ubicó las circunstancias en que su hijo fue herido en otras coordenadas bien diferentes, ya que admitió que tanto su hijo como otros chicos de su edad se reunieron y comenzaron a sacarse fotos para luego subirlas a Facebook y por causas que aún son desconocidas se accionó el sistema de disparo, salió un proyectil que impactó en la cabeza de su hijo, Joel Isame de 15 años.

Entre la vida y la muerte

Los médicos del hospital Cullen, al cierre de esta edición decidían el dilema que les presentaba el estado del menor: si lo dejaban como estaba para esperar su evolución corrían el riesgo de su muerte, o bien, lo operaban de urgencia en el quirófano central. 

Por Juan Trento / policiales@uno.com.ar

¿Te gustó la nota?