Benjamín y su perra Cachi, deambulaban juntos por avenida de circunvalación y calle Baigorria de Rosario. La perra cuidaba al nene y él a ella. Pero estaban solitos. Un subcomisario del Comando Radioeléctrico que tenía asignada esa zona de patrullaje los vio.

Desde el principio supo que ese nene estaba perdido, y tenían que infundirle confianza. Entonces, se fueron aproximando con el patrullero a muy baja velocidad hasta alcanzarlo. Lo que siguió fue un diálogo tranquilo.

El nene dijo que se llamaba Benjamín, su perra Cachi, y que vivían muy lejos y que se había alejado de su casa y no sabía cómo había llegado caminando hasta el lugar.

El efectivo subió al nene al patrullero, y luego se abocó a seguir el relato de Benjamín hasta llegar a su casa ubicada en Freyre al 2100, a más de 15 cuadras del lugar en el que había sido hallado. En la puerta de la vivienda se encontraron con la abuela del chico, que se lanzó a sus brazos. La mujer emocionada agradeció por haberlo hallado, protegido y llevado hasta su casa.

Informaron a la Jefatura de la Unidad Regional II Rosario de la Policía, y estos hicieron lo propio con autoridades del juzgado de Menores en turno.