El caballo al parecer cayó al arroyo Ludueña y estaba prácticamente sumergido. Un llamado a la policía alertó sobre el caso y fue allí que se dio intervención a los bomberos Zapadores y personal de la policía de Caballería. El episodio ocurrió en la intersección de las calles Schweitzer y Bello, cerca del autódromo, en el oeste de Rosario.

Un sereno que se desempeñaba a metros de allí fue el que dio cuenta que se trataba de una yegua la que estaba intentando liberarse del agua y el barro por sus propios medios, pero no estaba logrando su cometido.

Finalmente, el personal actuante logró rescatar al equino, siendo este revisado por un veterinario que llegó momentos después, certificando que el animal se encontraba en buen estado.