En las primeras horas de este viernes, alrededor de las 5.30 vecinos dieron aviso al 911, porque vieron la puerta arrancada de un comercio ubicado en San Lorenzo y Juan de Garay.

En el lugar funciona una pollería que esta madrugada sufrió destrozos por parte de maleantes que se tomaron el tiempo de barretear la puerta de madera de ingreso, revolver el interior del comercio y solo llevarse dos balanzas. 

Personal policial custodió el local hasta la llegada de su dueña quien ratificó solo el faltante de los elementos de trabajo y dijo: "Se ve que hambre no tenían", haciendo referencia a que había mercadería y un poco de dinero en la caja registradora que quedó sobre el mostrador. 

La pollería queda a tan solo una cuadra del Hospital Cullen y de avenida Freyre, lugares transitados durante todo el día.