Este viernes a la madrugada, cuando faltaban algunos minutos para las 3, en las calles del barrio Barranquitas se produjo una persecución y arresto de un joven de 19 años que había roto el vidrio de un auto propiedad de un policía, del que robó un cargador con siete balas, un chaleco antibalas portaelementos, un juego de esposas marca "Alcatraz" y una gorra con un escudo de la PAT (Policía de Acción Táctica).

Denuncia

Alrededor de las 2.45 de este viernes, vecinos que viven en inmediaciones de Brasil al 3900, escucharon el estruendo de la rotura del vidrio de un automóvil, y llamaron al 911. Minutos después arribaron al lugar efectivos de Orden Público y de Cuerpos, que dialogaron con el propietario de un vehículo que resultó ser un suboficial que denunció que le habían robado elementos de uso policial que tenía debajo de uno de los asientos.

Los uniformados intensificaron patrullajes por la zona articulados con el operador de las cámaras del 911, y así fue como surgió que pudieron observar a un desconocido corriendo, en cercanías de la esquina de Pasaje Cullen y Laguna del Desierto. Cuando lo atraparon le encontraron un cargador con siete balas, un chaleco antibalas, un juego de esposas marca "Alcatraz" y una gorra con un escudo de la PAT (Policía de Acción Táctica).

El detenido fue identificado como M. N. A. de 18 años, y fue trasladado y alojado en la Comisaría 6ª de Barranquitas.

Informaron la novedad a la jefatura de la Unidad Regional I La Capital, y estos hicieron lo propio con la fiscala en turno del Ministerio Público de la Acusación, Rosana Peresín, que ordenó que el joven continúe privado de su libertad, que sea identificado y que se le forme causa por el delito de "robo".