El jueves, en horas de la tarde, en una ranchada ubicada en Arroyo Leyes, fueron secuestrados 1650 sábalos, tarangos y bogas, a un pescador y a una acopiadora, en el marco de la aplicación de la normativa de la ley provincial N° 4830, que regula la actividad pesquera en todo el territorio santafesino.

El procedimiento fue ejecutado por la Guardia Rural Los Pumas, en el marco de operaciones de prevención activa en la zona de islas de Arroyo Leyes, adonde sorprendieron al pescador y la acopiadora con 1650 especies de peces depredadas, ejemplares vedados a la pesca, y fuera de las medidas exigibles. Además, de carecer de las licencias para la práctica de la actividad comercial y de pesca en ambos casos. Labraron actas de infracción e identificaron a las dos personas.

Informaron la novedad sobre el trabajo ejecutado a la jefatura de la Guardia Rural Los Pumas de la Policía de Santa Fe, a los funcionarios de la Subdirección de Ecología y a la Subsecretaría de Agricultura, Ganadería y Recursos Naturales del Ministerio de la Producción, con remisión de las actas de infracción.