En la tarde del martes, en la zona rural de Campo Andino, chequearon a un hombre de 58 años que transportaba en la caja de su camioneta, 350 sábalos procedentes de la localidad de Cayastá, sin contar con medidas sanitarias ni cadena de frío ya que se trata de alimentos de consumo humano en el transporte.

No apto para consumo humano

El procedimiento fue realizado por la Guardia Rural Los Pumas que patrullaban localidades de noreste del departamento La Capital, cuando sorprendieron al transportista con la carga y secuestraron los pescados por carecer de todas las medidas bromatológicas para el transporte de sustancias alimenticias de consumo humano. Labraron el acta de procedimiento por la infracción N° 12.212 de protección del recurso ictícola.

Informaron la novedad a la jefatura de la Guardia Rural Los Pumas, y estos hicieron lo propio con los funcionarios de la Subsecretaría de Agricultura, Ganadería y Recursos Naturales y de la Oficina de Caza y Pesca del Ministerio de la Producción santafesino, haciendo constar que los sábalos secuestrados se desnaturalizaron.