El sábado, durante la ejecución de patrullajes preventivos en la zona de islas del costero distrito de Arroyo Leyes, en el departamento La Capital, fueron sorprendidos dos hombres a los que les fueron secuestrados 650 sábalos, 40 bogas, ocho dorados y un surubí depredados del río. Se les labró el acta de infracción de la ley de protección de los recursos pesqueros N° 121.212. Luego, fueron desnaturalizadas las piezas secuestradas.

El procedimiento fue ejecutado por oficiales y suboficiales de la Guardia Rural Los Pumas de la Policía de Santa Fe, que en distintas embarcaciones recorren las zonas de islas adonde existe ganado vacuno, en prevención de abigeato o robo de ganado, seguido de faenamiento clandestino. Así también se encargan de controlar los recursos pesqueros, que a veces son aprovechados por inescrupulosos que depredan el recurso ictícola santafesino, pescando con redes de menor tamaño del permitido, sin licencia habilitante, en exceso de piezas o piezas de menor tamaño, o de especies protegidas o fuera de la veda impuesta.

Informaron la novedad sobre la ejecución del procedimiento a la jefatura de la Guardia Rural Los Pumas y estos hicieron lo propio con los funcionarios de la oficina de Caza y Pesca, dependiente de la Secretaría de Recursos Hídricos y Forestales del Ministerio de la Producción.