Ayer, cuando promediaba la tarde, en la localidad de Yrigoyen en el departamento San Jerónimo, durante la ejecución de un procedimiento en la zona rural fueron sorprendidos cinco cazadores furtivos a los que les secuestraron 19 patos crestones depredados, cinco escopetas, una marca Boito, una marca Hatsan, una marca Reino y dos marca Arca Sole, calibre 12 y 16, como 22 cartuchos marca Primera y Fiochi.

Armas y patos

El procedimiento fue hecho por la Guardia Rural Los Pumas, sección Yrigoyen en el departamento San Jerónimo, y mientras los agentes estaban patrullando fueron alertados por el dueño de un campo sobre la presencia de extraños que disparaban con armas de fuego.

Los uniformados fueron hasta el lugar y se encontraron con cinco hombres que no contaban con autorización para estar dentro del campo cazando, artículo 118 de la ley de faltas, les secuestraron las cinco escopetas calibres 12 y 16 ya que no contaban con la documental exigible para la tenencia y portación de arma de uso civil, y les secuestraron 19 patos crestones por aplicación de la ley nacional de Conservación de la Fauna N° 22.421, artículo 24 sobre cazar animales silvestres sin autorización y 25 sobre caza de animales silvestres vedados.

Informaron la novedad a la Jefatura de la Guardia Rural Los Pumas, y estos hicieron lo propio con el fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación con sede en la ciudad de Coronda y el juez de Faltas de circuito 17 de la ciudad de Coronda.