Una vivienda de barrio Nueva Pompeya fue baleada este martes por la mañana por desconocidos que abrieron fuego salvajemente. En el ataque, un muchacho que se encontraba en el interior resultó herido y debió ser trasladado al hospital José María Cullen inmediatamente.

El episodio ocurrió en horas de la mañana, en una propiedad ubicada en calle San José, a pocos metros de su intersección con calle Matheu, en el norte de la ciudad. La lluvia de balas hirió a uno de los ocupantes. Se trata de un muchacho de 25 años identificado como Maximiliano R., el cual fue impactado en su pierna izquierda.

Tras el violento suceso, el muchacho fue trasladado de urgencia al Cullen, donde fue asistido. El mismo, indicaron fuentes policiales, no dijo nada sobre quiénes podrían ser los atacantes. Horas después, el personal médico le dio el alta.

El caso fue abordado por agentes de la Seccional N° 26 y del Comando Radioeléctrico, los cuales asistieron al lugar y labraron el acta de procedimiento. Posteriormente, informaron la situación al fiscal en turno de la Unidad Especial de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación, Jorge Nessier.

En torno a los atacantes, se supo que por estas horas ya hay una persona detenida, sospechosa de ser la autora del hecho, aunque no se descarta la participación de alguien más. En tanto, las actuaciones fueron derivadas a la Policía de Investigaciones (PDI) para que continúe con la pesquisa.

La semana pasada

No solo este caso llama la atención por el tipo de ataque. El pasado martes 21 de agosto, una vivienda ubicada en Alberti al 5300 recibió una lluvia de balas de parte de tres personas que circulaban en motocicletas.

El ataque sucedió alrededor de las 9, en una casa ubicada en Chiclana y Gobernador Crespo, en zona del barrio Cabal. Los impactos de bala (calibre 9 milímetros), que en total fueron 10, quedaron incrustados sobre el frente de la vivienda y en un automóvil Fordo Focus que se encontraba estacionado en el lugar.

Afortunadamente nadie fue herido a pesar de que en el interior de la vivienda se encontraba un joven de 24 años. El mismo salió ileso del violento ataque con un claro aviso de advertencia delictivo.

Por el hecho, todavía no hay personas detenidas ni tampoco sospechadas, pese a que hubo un testigo que dijo ver cómo los agresores balearon la propiedad y luego huyeron inmediatamente.