A dos años de haber protagonizado la triple fuga que mantuvo en vilo a la ciudad de Santa Fe, la región y el país durante los últimos días del 2015 y principios del 2016, el miércoles, en los tribunales de Santa Fe, se llevará a cabo la audiencia preliminar donde el fiscal de la causa y la defensa de los imputados presentarán las pruebas para determinar si Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci van a juicio oral.

La audiencia será a partir de las 9.30 y será ante el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Nicolás Falkenberg, quien escuchará los alegatos del fiscal que investigó el paso de los prófugos por Santa Fe, Estanislao Giavedoni y el defensor de los imputados, Leandro Miró, perteneciente al Servicio Público Provincial de la Defensa Pública.

Ambas partes presentarán un cúmulo de pruebas que fueron recolectadas en los dos años que llevó la investigación y que generó tres carpetas judiciales que se darán a conocer en esta próxima audiencia.

El anecdótico caso se retrotrae al 27 de diciembre del 2015, cuando los hoy imputados lograron escapar del penal de General Alvear, establecimiento donde purgaban una pena de prisión perpetua por el triple crimen de empresarios en General Rodríguez, en la provincia de Buenos Aires.

• LEER MÁS: Triple fuga: a dos años, así confirmaban la detención de Lanata y Squillaci

Tras aquel escape del penal, su paradero comenzó a ser una incógnita hasta la mañana del 7 de enero, cuando, luego de patrullajes de Gendarmería por la zona rural de Matilde -departamento Las Colonias-, los prófugos se tirotearon con efectivos de la fuerza federal y así comenzó la búsqueda que implicó un fuerte despliegue por el departamento La Capital.

Dos días después fue detenido Martín Lanatta tras un vuelco de la camioneta que había sido robada en la zona de Matilde, en cercanías a la localidad de Cayastá, a 85 kilómetros de la ciudad de Santa Fe. Por su parte, Víctor Schillaci y Cristian Lanatta fueron detenidos el lunes 11 de enero luego de atrincherarse en una arrocera, también de la misma localidad de Cayastá.

En total, el fiscal Giavedoni les imputó a los tres la privación de la libertad de un ingeniero agrónomo que reside en Santa Fe -en San Jerónimo y Suipacha- y el robo de la camioneta que usaba para trabajar y otras pertenencias personales, ocurridos el 7 de enero. También, el ingreso violento a una vivienda en una zona rural de Campo del Medio (departamento Garay) y el robo de la camioneta propiedad del matrimonio dueño de la casa, ocurridos el 9 de enero.

Finalmente, el funcionario del MPA, les atribuyó a Schillaci y Cristian Lanatta la privación de la libertad del sereno del molino arrocero Spalleti, que se encuentra ubicado a la altura del kilómetro 64 de la ruta provincial número 1 (departamento Garay), el 11 de enero.

Un actuar "justificado"

Para el defensor Miró, los actos que imputó el fiscal Giavedoni fueron "justificados" ya que consideró que se encontraban en un estado de necesidad que permitió que realicen tales hechos. "Nosotros lo que planteamos es que en definitiva hubo un actuar justificado por parte de los imputados pero accesoriamente también proponemos la posibilidad de que estaban en una necesidad exculpante", explicó a este diario.

"El estado de necesidad justificado es cuando hay una situación externa a la persona que lo obliga a actuar de una manera. Puntualmente nosotros vemos que primero no hubo una fuga sino lo que existió es un facilitamiento del penal de Buenos Aires y, a partir de ahí, una serie de situaciones donde estas tres personas tuvieron peligro en su vida", agregó Miró.

• LEER MÁS: Los hermanos Lanatta y Víctor Squillaci vuelven a Santa Fe

El defensor adelantó que presentará una prueba que evidenciará cómo los prófugas se encontraban presionados al momento del escape.

"Se sentían amenazados y hay hechos concretos que los justifican. Eso está vinculado a la prueba que vamos a ofrecer para que se desarrolle en el juicio", indicó.

El raid de los prófugos por Santa Fe no solo implicó la generación de causas en la órbita de la Justicia provincial, sino que también en el fuero federal existe un expediente que ingresó al Tribunal Oral Federal de Santa Fe el pasado 11 de octubre.

La causa que lleva adelante el fiscal general Martín Suárez Faisal tiene a los tres prófugos imputados en el robo de un utilitario en la que se conducían efectivos de Gendarmería el día en que fueron advertidos en la zona rural de Matilde.

A su vez, también se los acusó del tiroteo por el cual resultó herido un agente de la fuerza federal.