Policiales
Domingo 26 de Noviembre de 2017

Terminó preso un trapito que amenazó a un fiscal del Ministerio Público de la Acusación

Sucedió en la medianoche del viernes en Cruz Roja Argentina y 3 de Febrero. El funcionario fue a buscar su auto estacionado, un cuidacoches le exigió dinero para retirar el vehículo, y ante la negativa, lo amenazó.

El viernes, cuando faltaban algunos minutos para la medianoche, en cercanías a Cruz Roja Argentina y 3 de Febrero en barrio Sur, uno de los fiscales del Ministerio Público de la Acusación fue a buscar su automóvil que estaba estacionado en el sector, cuando imprevistamente apareció en escena un cuidacoches. El hombre le exigió al funcionario del MPA que le pague dinero para retirar tranquilo su vehículo. La exigencia de plata reiterada y la amenaza posterior del muchacho, colmaron la paciencia del funcionario que lo denunció. Finalmente arrestaron al trapito

Hartazgo
Cualquier ciudadano en Santa Fe que va en busca de su automóvil, suele encontrarse con cuidacoches que tratan de sobrevivir de esa manera, y lo hacen a expensas de propinas de buena voluntad que son entregadas por los automovilistas. Aunque hay algunos trabajadores callejeros que no tienen ese temperamento, otros sí eligen el camino de la confrontación y el apriete.

Esa fue la situación horrible a la que quedó expuesto un fiscal del Ministerio Público de la Acusación, que no solo resistió la exigencia de dinero de muy mala manera, sino que además debió soportar la amenaza en caso de no "abonar" por el cuidado del coche estacionado.

La indignación llevó al funcionario a llamar al 911 –como lo haría cualquier ciudadano–, y finalmente todo terminó cuando llegaron agentes de la Comisaría 1ª en un patrullero, que detuvieron al autor de la amenaza y lo identificaron como J. M. F. de 35 años, al que posteriormente trasladaron y alojaron en esa unidad del centro.

Informaron la novedad al fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, Sebastián Szeifert, que ordenó que el aprehendido continúe privado de su libertad, que sea identificado y que se le forme causa por el delito de amenazas.