Este sábado, a las 2.30, fue aprehendido en inmediaciones de la esquina de Grierson y Berutti, un muchacho identificado como M.A.C., de 21 años, quien ante la presencia de oficiales y suboficiales en varios patrulleros del Comando Radioeléctrico, arrojó un bulto a un pastizal. Este resultó ser una escopeta tumbera de fabricación casera con un cartucho calibre 12 marca Orbea en el interior, en óptimas condiciones de funcionamiento y con evidente olor a pólvora. El muchacho apresado y el arma secuestrada fueron trasladados hasta la Subcomisaría 12ª, adonde quedó alojado en uno de los calabozos.

Cuando los vecinos del barrio Los Troncos denunciaron al 911 sobre la existencia de un cruento tiroteo entre delincuentes que forman bandas criminales antagónicas, enviaron a policías del Comando Radioeléctrico. Fue allí que observaron que un muchacho que tenía un bulto en su mano derecha, lo arrojó a un pastizal. Inmediatamente después fue encandilado con las luces de los patrulleros y lo detuvieron.

Sin salida, luego de aprehendido e identificado como M.A.C., de 21 años. A pocos metros, un suboficial secuestró el bulto arrojado por el muchacho, que resultó ser una escopeta tumbera de fabricación casera cargada con un cartucho calibre 12 marca Orbea en el interior del tubo cañón, en óptimas condiciones de funcionamiento y con evidente olor a pólvora.

Informaron la novedad sobre el resultado del procedimiento a la jefatura de la Unidad Regional I La Capital de la Policía de Santa Fe, y estos hicieron lo propio con el fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, Omar de Pedro, quien ordenó que el muchacho aprehendido continuara privado de la libertad, que sea identificado y que se le forme causa como presunto autor del delito de "portación indebida de arma de guerra".