Policiales
Jueves 21 de Diciembre de 2017

Un detenido por la desaparición de un matrimonio en el arroyo Potreros

Un puestero, de 40 años fue detenido en la noche del miércoles en la terminal de colectivos de Reconquista. En su precaria vivienda hallaron el motor de la embarcación y otros elementos, propiedad del matrimonio.

Antes de la medianoche del miércoles, en la terminal de colectivos de la ciudad de Reconquista, departamento General Obligado, detuvieron a D. V. V. de 40 años, en el marco de la investigación por la desaparición de un matrimonio en las aguas del arroyo Potreros desde el martes a las 8. Este hombre vivía hasta ayer en una ranchada ubicada en la zona que en que se los vio por última vez a Benito Sosa Farías de 65 años y su mujer Estela Ríos de 62. En ese lugar hallaron el motor de la lancha y otros elementos que reconocieron los familiares de los dos desaparecidos.
Embed

Elementos probatorios
Durante la tarde del miércoles, pesquisas de Investigaciones (PDI) que se hicieron cargo del caso sobre la desaparición de la pareja, por orden del fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Carlos Lacuadra, y con el imprescindible trabajo de los perros adiestrados en búsqueda de personas, encontraron en una ranchada en inmediaciones del puente sobre el arroyo Potreros, el motor de la lancha propiedad de Sosa Farías como otros elementos en la barranca del río, los cuales fueron reconocidos por familiares de los esposos desaparecidos.


Detenido
En ese marco, un hombre que habitaba en esa ranchada, fue visto cuando se iba del lugar, y levantó la sospecha de los lugareños, que llamaron a la policía. En consecuencia, la PDI trabajo rápidamente y lograron atrapar a este hombre identificado como D. V. V. de 40 años en la terminal de colectivos de la ciudad de Reconquista, General Obligado, ya que a las 16.50 iba a tomar un colectivo de la empresa Río Uruguay con destino a la provincia del Chaco. Colaboraron en su aprehensión efectivos de la Unidad Regional IX General Obligado.


Continúa la búsqueda
Esta mañana, con las primeras luces del amanecer, agentes de Prefectura Naval y de la Guardia Rural Los Pumas, además de lugareños, vaqueanos y pescadores, como los perros adiestrados, siguen buscando a Benito Sosa Farías y su mujer Estela Ríos.