Ayer, alrededor de las 19, y por causas que son motivo de investigación, se produjo una pelea que tuvo a dos hombres como protagonistas en un camino rural de barrio San Isidro, ubicado en la periferia de la ciudad de Las Toscas, departamento General Obligado.

Como consecuencia del ataque con arma blanca, uno de los contendientes murió y fue identificado como Adrián Mario Espinoza, de 31 años. Inmediatamente después, policías de la Comisaría 5ª aprehendieron al presunto autor con responsabilidad criminal en el asesinato, el que fue identificado como F.E.B., de 23 años, y preventivamente también a la madre de este último, S.D.G., de 47.

Denuncia y aprehensión

Los vecinos de la populosa barriada de la ciudad de Las Toscas denunciaron que uno de los dos hombres que estaban peleando quedó tirado en el piso y con su pierna derecha completamente ensangrentada. Así fue como llegaron dos patrulleros de la Comisaría 5ª. Inmediatamente dialogaron con los lugareños, aprehendieron al presunto atacante de Espinoza y preservaron la escena del ataque criminal.

Luego, la víctima -que fue asistida por enfermeros que llegaron en una ambulancia- fue derivado de urgencia al hospital de Las Toscas, allí recibió las curaciones más urgentes y posteriormente lo derivaron al de Villa Ocampo. Allí se constató que ingresó fallecido, como consecuencia de la cantidad de sangre perdida, ya que fue confirmado el corte de la arteria femoral.

La muerte de Espinoza fue inmediatamente comunicada a la jefatura de la Unidad Regional IX departamento General Obligado de la Policía de Santa Fe. Estos hicieron lo propio con el fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, Juan Carlos Koguc, que ordenó que el cadáver fuera llevado a la morgue judicial ubicada en el hospital regional de la ciudad de Reconquista. Asimismo, que el presunto autor del crimen como también su madre, permanezcan privados de su libertad, que sean identificados y que al hombre se le forme causa como presunto autor del delito de "homicidio".

Los agentes del área Científica de la Policía de Investigaciones (PDI) fueron los responsables de la realización de los peritajes criminalísticos de rigor y recibieron de los policías de la Comisaría 5ª de Las Toscas el arma blanca usada en el crimen.