POLICIALES

Un "tiratiros" grabó la lluvia de balas que descargó sobre un departamento en un Fonavi

Mientras con una mano registra las imágenes con el celular, con la otra vacía el cargador de su arma de fuego. Actúa junto a un cómplice que también dispara contra la vivienda.

Sábado 12 de Septiembre de 2020

La violencia se apoderó en el comienzo del fin de la noche rosarina. En poco menos de cuatro horas hubo cuatro asesinatos que, por sus características y extrema crueldad, se presume que sus autores fueron sicarios, o lo que en la jerga del hampa local, se llaman “tiratiros”, y que tendría vínculos con el narcotráfico.

Un cerrado hermetismo rodea a la investigación que lleva adelante el fiscal de Homicidios Ademar Bianchini para esclarecer las balaceras que dejaron como saldo un baño de sangre en los barrios rosarinos y también en Granadero Baigorria, donde dos hombres fueron ejecutados frente al paredón del cementerio.

No obstante, trascendió que no se descarta que los crímenes podrían estar relacionados y que hasta serían parte de una espiral de violencia que comenzó con la balacera en Maestros Santafesinos al 4700, en la zona sur de la ciudad, y que concluyó con el doble asesinato frente al campo santo de Baigorria.

Embed

En los últimos tiempos en la ciudad se dio una explosión de balaceras que son perpetradas por los llamados “tiratiros” o “gatilleros” que no son más que los sicarios, asesinos a sueldo, en su mayoría jóvenes fuertemente armados a los que las organizaciones criminales les pagan para sacar del medio a sus rivales.

Hasta ahora ninguno se atrevió, como sí sucedió anoche, a grabar su accionar. Así fue como se viralizó a través de WhatsApp un video en el que se puede ver cómo disparan a mansalva sobre una vivienda que, según trascendió, se trataría del departamento del primer piso del Fonavi donde vivía Roberto “Pimpi” Camino.

Lo que dejan en claro las imágenes es la impiedad con que actúan y la facilidad con la que se mueven los “tiratiros”. Se puede ver cómo llegan caminando tranquilamente al lugar que han elegido como blanco, cubriéndose la cabeza con la capucha del buzo, y abren fuego contra el frente de la vivienda.

Son unos pocos segundos en los que descargan una lluvia de balas sobre la vivienda, en particular sobre la puerta de chapa. Entran en el complejo de edificios, suben la escalera con paso presuroso y mientras uno de ellos dice “dale, dale, dale, guacho”, ambos vacían los cargadores de su armas.

Lo más escalofriante de las imágenes es que uno de los dos “gatilleros” con una mano graba con su celular el ataque mientras que con la otra efectúa un disparo atrás de otro. Da la impresión que el departamento no está vacío, ya que desde las ventanas se puede ver que las luces en su interior están encendidas.

balacera fatal 00.jpg

No trascendió cuál fue el saldo del tiroteo, lo que está a la vista es que si no hubo heridos es solo por la buena fortuna de los ocupantes de la vivienda. Los tiradores no escatimaron balas, dispararon directo contra su blanco, y su intención, al menos en apariencia, no fue intimidatoria sino asesina.

Anoche, además de las tres balaceras fatales, un hombre de 63 años recibió un balazo en el cuello cuando su vivienda fue blanco de disparos que fueron efectuados desde un automóvil rojo que pasó frente a su casa. Fue atendido en el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. Tiene una lesión en la cervical.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario