El miércoles, después de las 8, una banda de cinco delincuentes arribaron en un automóvil Fiat UNO blanco hasta una carbonería ubicada en calle Las Casuarinas al 6100 de Colastiné, ingresaron violentamente al local comercial, los amenazaron con armas de fuego y los neutralizaron y maniataron, tanto al propietario del local de 52 años y a su hijo de 20. Luego, los llevaron hasta el interior de la casa familiar y robaron un televisor de 43 pulgadas marca Phillips, dos celulares, dinero en efectivo y por último una camioneta Toyota Hilux blanca en la que había un maletín con dólares, euros y pesos,. Antes de irse además, se llevaron las llaves de otro vehículo familiar, en este caso una Ford Ranger.

Operativo policial relámpago

El joven de 20 años logró soltarse de sus ataduras y con el teléfono fijo denunció el caso al 911. En cuestión de pocos minutos el lugar se pobló de policías de Orden Público y de Cuerpos, que tomaron nota del asalto sufrido y reportaron inmediatamente la noticia. Ese fue el inicio de un patrullaje profundo hecho en la ciudad de Santa Fe, ya que uno de los operadores de las cámaras de videovigilancia detectó al vehículo en las calles de barrio Schneider.

Presos y prófugos

Por la gravedad del suceso, simultáneamente las novedades fueron informadas a la Jefatura de la Unidad Regional I La Capital y estos hicieron lo propio con el fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, Estanislao Giavedoni, que sumó al trabajo a los pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI). Así comenzaron un operativo conjunto que antes del mediodía arrojó sus frutos, ya que en las calles barrio Schneider fue divisada la camioneta Toyota Hilux blanca con patente KET 311 y encerrada por varios patrulleros.

Dos delincuentes descendieron y escaparon corriendo; fueron perseguidos y aprehendidos e identificados como M. M. de 32 años y J. R. M. de 33. En la vivienda particular de uno de ellos secuestraron una caja de balas calibre 9 mm y en un automóvil Renault 9 abandonado, una caja fuerte vacía en el asiento de atrás, dos teléfonos celulares, un revólver calibre 22 y una réplica de arma de fuego.

Durante la jornada de la víspera fueron buscados los otros tres integrantes de la gavilla criminal que escaparon en el Fiat UNO blanco, los que aún siguen prófugos. El fiscal MPA Giavedoni, ordenó que los dos aprehendidos continuaran privados de su libertad, sean identificados y se les forme causa por el delito de "robo calificado".