El sábado cerca de las 19, en San José al 8000 en barrio Nueva Pompeya, una discusión desató la furia de dos vecinos que se trenzaron a los tiros. Los humeantes caños de las armas de puño dejaron a los dos heridos. Nicolás Orué, de 31 años, quedó tirado en el suelo con varios impactos en su cuerpo. Inmediatamente después fue llevado al hospital Mira y López, adonde fue recibido por los médicos de guardia que le constataron una decena de orificios en su cuerpo, estimando que se trató de cinco impactos de bala con otros cinco agujeros de salida. Le practicaron curaciones y lo derivaron al hospital Cullen, adonde finalmente quedó internado y no corre peligro de muerte.

El otro herido fue identificado como Alejandro Guillermo Fernández de 26 años, presentaba un balazo sin orificio de salida en su pierna izquierda, y también lo derivaron al Mira y López donde recibió asistencia médica y le realizaron curaciones, dejándolo internado en observación.

Cuando los vecinos llamaron al 911, acudieron efectivos de la Comisaría 26ª, que actuaron en el caso.