Este martes, antes de las 18, en calle Campbell al 1300 Bis de la ciudad de Rosario, oficiales y suboficiales del Comando Radioeléctrico observaron el desplazamiento a toda velocidad de un automóvil Ford modelo Focus blanco con patente HZV 457, e inmediatamente lo persiguieron e interceptaron.

El conductor intentó acelerar y huir del lugar, aunque fue obligado a bajarse y fue apresado. Idéntica situación vivieron con el acompañante, que se llevó la mano a la cintura, sacó un arma, pero fue apuntado por cuatro policías y desistió de cualquier resistencia, y le secuestraron un arma de guerra cargada. Luego de la requisa pormenorizada del auto, secuestraron 30.425 pesos. El conductor del Ford Focus sería el padre de un joven baleado el sábado y que falleció este lunes por la mañana, identificado como Maximiliano Isapi, de 18 años.

Otros tres integrantes

A pocas cuadras del lugar, 15 minutos después del primer procedimiento, fueron aprehendidos los dos ocupantes de una camioneta Ford Ecosport, adonde viajaban dos hombres y una mujer, familiares de los primeros dos detenidos y a los que les fueron secuestradas dos armas de fuego, revólveres calibre 38 cargados y en óptimas condiciones de funcionamiento.

Banda criminal

Los oficiales jefes responsables de los dos procedimientos, con cinco aprehendidos en total, más de 30.000 pesos y tres armas de guerra cargadas y en óptimas condiciones de funcionamiento, presumen que todos son integrantes de la misma banda criminal, que intentaron venganza contra los presuntos matadores de Maximiliano Isapi, de 18 años.

Informaron sobre el resultado del trabajo desplegado a la jefatura de la Unidad Regional II Rosario de la Policía y al fiscal en turno del Flagrancia del Ministerio Público de la Acusación, que ordenó respecto de las cinco personas aprehendidas que continuaran privadas de la libertad, que sean identificadas y que se busquen elementos probatorios de la aludida venganza.