Policiales
Lunes 12 de Marzo de 2018

Volvieron a detener al sospechoso de la desaparición del matrimonio de Arroyo Leyes

Sucedió este lunes a las 15 en avenida Gorriti y Fray de Oro en Santa Fe. Se trata de DAV de 41 años, apodado El Pelado. Ahora se debe aguardar la audiencia imputativa donde se lo acusaría por el doble homicidio del matrimonio de Estela Ríos de 52 años y de su marido, Benito Sosa de 62. La orden de detención fue librada por el fiscal MPA. Omar de Pedro.

Esta tarde de lunes cuando faltaban algunos minutos para las 15, en adyacencias a la esquina que forman la avenida Gorriti y Fray de Oro, fue aprehendido por pesquisas de Inteligencia Criminal Estratégica de la Policía de Investigaciones (PDI) un hombre identificado como D. A. V., de 41 años, y conocido por el apodo de "El Pelado". Sobre el hombre aprehendido recae la sospecha de la responsabilidad criminal en la desparición de los integrantes del matrimonio Estela Ríos de 52 años, y de Benito Sosa de 65, en aguas del Arroyo Leyes. Esta misma persona ya estuvo detenida en el marco de la investigación criminal cuando fue apresado en la terminal de Reconquista, aunque luego por decisión de la justicia recuperó su libertad.


Desaparecidos
Esta historia comienza a enhebrarse a primera hora de la mañana del martes 19 de diciembre, cuando los esposos Estela Ríos de 52 años y su marido, Benito Sosa de 62, salieron a pescar en una embarcación por las aguas del arroyo Potreros en jurisdicción de Arroyo Leyes.

Al llegar la tarde, sus familiares y vecinos, observaron con preocupación que la pareja no había regresado. Esperaron un tiempo prudencial y denunciaron su ausencia a las autoridades policiales. Desde ese momento se puso en marcha un operativo de búsqueda, estimando en un principio, que los esposos podrían estar en alguna ranchada de la zona de islas, aunque nunca acostumbraban a estar mucho tiempo fuera de su casa.


Búsqueda
Con el paso de las horas y de los días, la desaparición de los esposos trajo más preocupación, ya que se presumía que no se trataba de un simple extravío.

Así fue como policías, buzos y agentes de la Guardia Rural Los Pumas, llegaron a la zona y comenzaron a rastrearlos, hasta inclusive valiéndose de la ayuda de perros entrenados en búsqueda y hallazgo de personas. Como consecuencia de ese trabajo policial con despliegue en el terreno fue como llegaron hasta una ranchada en la que vivía un vaqueano identificado como DAV de 41 años, y conocido en la zona como "El Pelado".


Elementos probatorios
Y allí, precisamente en esa ranchada, fue adonde encontraron el motor de la lancha de la embarcación del matrimonio, una caja de pesca, un tanque con combustible, como los dos reeles usados por Estela y por Benito, además de sangre humana en casi todos los objetos, los que a su vez fueron reconocidos como propiedad de los esposos por sus familiares directos.



Primera detención
Ese hallazgo de los policías que actuaron en primera instancia, puso la mira y la consiguiente sospecha en el vaqueano de la ranchada, apodado "El Pelado". Pero curiosamente cuando lo fueron a buscar, éste había desaparecido de la zona. Entonces, hubo un operativo que se desplegó a lo largo de cientos de kilómetros, hasta que los pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI) lograron ubicarlo y aprehenderlo en la terminal de colectivos de la ciudad de Reconquista, en el departamento General Obligado, cuando éste viajaba con destino a la provincia del Chaco. Entonces, fue trasladado la ciudad de Santa Fe, fue indagado por la justicia y luego fue puesto en libertad.



Búsqueda
Desde entonces, la búsqueda del matrimonio Ríos - Sosa, nunca se detuvo, y además se sumaron a la búsqueda de policías de la Unidad Regional 1 La Capital, pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI), de la Prefectura Naval Argentina, Buzos Tácticos policiales y un helicóptero de la dirección provincial de Aeronáutica provincial, y colaboraron a destajo en el trabajo de búsqueda los familiares, pescadores y amigos del matrimonio, y el inestimable trabajo de los perros adiestrados que fueron decisivos a la hora de marcar lugares y zona de islas.


Desenlace
Con el tiempo, la investigación criminal cayó en manos del fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Omar de Pedro, que analizó junto a los pesquisas de Inteligencia Criminal Estratégica de la Policía de Investigaciones (PDI) la evidencia colectada a lo largo de toda la investigación, y por el carácter de la evidencia hallada, ordenó este lunes a media tarde, la orden de detención de D. A. V., de 41 años, en la íntima convicción que el material probatorio contiene la evidencia de su presunta responsabilidad criminal en el doble asesinato. Por lo tanto, solo resta aguardar la audiencia imputativa que se realizará en los próximos días para conocer en detalle la acusación que se le hará a D. A. V., aunque todo haría indicar que será la del doble homicidio.