Este jueves la Cámara de Diputados dio media sanción con modificaciones a un proyecto para actualizar el Código de Faltas, que ahora pasará a llamarse Código de Convivencia. En Santa Fe, la vieja Justicia de Faltas había quedado hace años en un vacío legal que la tenía paralizada. Sucede que desde el caso Schefer, en 2013, se fueron acumulando fallos de inconstitucionalidad del proceso de faltas, "al vulnerar el debido proceso por la ausencia de parte acusadora y afectación del juez imparcial".

Pero, tal como lo marcó el diputado Leandro Busatto, "hace más de dos años que la Corte Suprema de Justicia, en el caso Pighín, le exhortó a la Legislatura la sanción de un código de faltas nuevo porque es inconstitucional".

Por eso entre las modificaciones que se están introduciendo en el nuevo Código de Convivencia serán los fiscales del Ministerio Público de la Acusación (MPA) los encargados de investigar y si hay una falta que amerita un juicio haya un juez que no haya intervenido en el proceso para poder juzgar con independencia.

También se están normando las formas de colaboración de la Policía provincial que muchas veces interviene para hacer cesar las cuestiones conflictivas. También se adaptaron algunos artículos vinculados a faltas específicas como el manejo riesgoso de motos o vehículos, se faculta a los jueces a que ante llamadas intimidatorias a establecimientos escolares puedan iniciar acciones y bloquear las líneas desde donde se hace la amenaza de bomba, entre otras cosas.

"Apunta a mejorar la convivencia entre los santafesinos. Las faltas generan muchos problemas de convivencias y no abordadas a tiempo pueden generar situaciones más complicadas e incluso terminar en delitos", sostuvo el socialista Rubén Galassi, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales donde se terminó de acordar el dictamen de mayoría que se aprobó.

Pero no todos quedaron contentos con las modificaciones introducidas al proyecto original del senador radical Lisandro Enrico. Al momento de tratarse el tema en el recinto, Busatto pidió que se tome en cuenta el dictamen de minoría, que era de su autoría, y que proponía un nuevo Código de Convivencia. "Solo se emparchó una situación que estaba remanida de inconstitucionalidad pero no se da una solución de fondo", se quejó ante la prensa luego de la sesión en la que mantuvo un fuerte cruce con Galassi.

Busatto también dijo que en el proyecto que se votó está contemplado crear nuevas fiscalías vinculadas específicamente a Faltas. "Considero que es necesario contar con todas las herramientas necesarias para que el MPA trabaje en este sentido. Pero quiero ser contundente en esto: el MPA no solo necesita más funcionarios, sino que quienes trabajen lo hagan bien y tengan las condiciones de desarrollo de su trabajo como corresponde y, fundamentalmente, estar desprovistos de las intromisiones de la política que en los últimos tiempos son una moneda corriente dentro del MPA. La política participa demasiado a veces de los ámbitos de decisión de la Justicia y eso la verdad que no es muy republicano ni democrático", aseguró.

Un cruce picante en el recinto

El jueves fue un día muy denso en cuestiones políticas en la Legislatura y eso fue caldeando los ánimos. En primer lugar el Frente Progresista decidió no dar quórum en la Asamblea Legislativa donde se iban a tratar los pliegos del contador y exfuncionario provincial, Sergio Beccari, y del abogado Lisandro Villar para ocupar dos vocalías en el Tribunal de Cuentas de la provincia. Así queda una oportunidad más el jueves que viene para que la oposición logre rechazarlos y si no lo consigue quedarán aprobados de manera ficta.

Eso provocó que la oposición enfurezca y la respuesta fue que los senadores justicialistas dejaran sin quórum la sesión del Senado y que los diputados del PJ, el PRO e Igualdad y Participación no bajen al recinto y exponer así al oficialismo que, con los 26 diputados que tiene, llegó con lo justo a dar quórum para sesionar. Cuando el Frente logró eso comenzaron a llegar algunos diputados del PJ y de Igualdad y Participación.

Busatto, visiblemente molesto por lo sucedido en la asamblea, pidió que se tome en cuenta su dictamen de minoría para el nuevo Código de Convivencia, pero Galassi solo hizo lugar a algunas de las modificaciones propuestas por el diputado Santiago Mascheroni (UCR). Luego, al momento de tratar el proyecto de ley de Educación Sexual Integral el legislador justicialista intentó introducir modificaciones de último momento y también fueron rechazadas por Galassi.

"Le agradezco la predisposición al diputado preopinante", dijo Busatto en referencia al socialista que lo tomó como una provocación y le respondió. Cuando Busatto volvió a pedir la palabra el presidente de la Cámara, Antonio Bonfatti, argumentó que ya había tenido su posibilidad de expresarse y continuó con la sesión. En ese momento Busatto y Galassi se siguieron diciendo cosas, de banca a banca, y hasta cruzaron algunos gestos que no quedaron claros.

"Yo no soy su secretario", dijo Galassi

Al terminar la sesión UNO Santa Fe consultó a los protagonistas del entredicho sobre lo sucedido y ambos le restaron importancia, aunque mantuvieron sus críticas. "Es parte de la dinámica legislativa y de las cosas que pasan en este tipo de situaciones", adujo Busatto.

—¿Pero se invitaron a charlarlo afuera?, le preguntó UNO Santa Fe en referencia a las señas que cruzaron ambos legisladores.

—No, no. Creo que el diputado Galassi tiene poca propensión a trabajar algunos temas cuando se le plantean. Pero no es verdad lo que él dijo sobre que yo le acerqué el proyecto al mediodía. Yo tengo en mi correo electrónico y en mi celular la última comunicación el miércoles a las 13.06, donde le acerqué mi dictamen y le pedí que lo pusiera a consideración. No me gusta que nos estemos faltando a la verdad. Pero tengo un enorme respeto y además valoro en serio la actitud que tuvieron para modificar el tema. No lo dije como chicana. Después, el resto, es parte del folklore legislativo.

En tanto, Galassi, al ser consultado por UNO Santa Fe sobre el diálogo acalorado que mantuvieron durante la sesión cuando ya estaban fuera de micrófono, Galassi respondió: "Ya está superado. Pero quiero dejar en claro cómo fue la situación. Nosotros siempre escuchamos, atendemos. Pero estos temas se debaten, hay asesores y creo que se trató con un tiempo suficiente como para que no estemos a último momento queriendo agregar cuestiones para obtener un protagonismo que no se obtiene en el trabajo previo".

"Este tema fue debatido en su momento, fue dictaminado por varias comisiones y algunas de ellas que él integra. Hoy (por el jueves) quiso introducir modificaciones que no eran sustanciales, que eran más de forma que de fondo. Algunas las contemplamos porque me las planteó al mediodía y otras no porque no hacían a lo sustancial, que es que se brinde educación sexual", agregó.

"Me pareció una descortesía que haya dicho irónicamente que nos agradecía la predisposición. Si hay algo que hemos practicado en la comisión de Asuntos Constitucionales es el diálogo y la predisposición a escuchar. La mayoría de las leyes que se han aprobado en la Cámara de Diputados lleva la firma de todos los legisladores", dijo Galassi.

Y luego concluyó: "Es verdad que (Busatto) me mandó un mail el miércoles a la tarde, pero vimos que no había nada sustancial y, además, yo no soy su secretario. Me paró hoy al mediodía y atendí las cuestiones que puedo atender. Pero creo que quien primero se manifestó irónicamente fue él".