Cuando este jueves promediaba la sesión en la Cámara de Diputados de Santa Fe, se produjo un hecho que escapó a la vista de los legisladores, que estaban discutiendo diferentes temas. Desde una de las barras, una persona -que no sería personal de la Cámara- comenzó a filmar con un teléfono móvil hacia la sala de prensa desde donde los periodistas cubren lo que sucede en el recinto.

El hecho -que fue fotografiado- llamó la atención de un grupo de los trabajadores de prensa y una colega fue a consultar por qué se estaba filmando a los periodistas. La respuesta que recibió fue que, en realidad, lo que filmaba era el televisor (donde se transmite la sesión), que está colgado en la pared del recinto, unos dos o tres metros abajo de la sala de prensa. Acto seguido, el hombre dejó de filmar, guardó su teléfono y se retiró del lugar.