Santa Fe
Sábado 26 de Mayo de 2018

Aseguran que la deuda de Nación quedó desactualizada por la corrida del dólar

Santa Fe estimaba que su acreencia con Nación por la deuda histórica de coparticipación actualizada era de 54.000 millones de pesos. El senador Felipe Michlig aseguró que esos números ya quedaron "totalmente desactualizados".

El lunes pasado el gobernador Miguel Lifschitz se reunió con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, para acelerar el acuerdo por la deuda histórica de coparticipación que Nación mantiene con Santa Fe. Allí el mandatario santafesino le pidió un mecanismo de actualización para los bonos por 31.000 millones de pesos que quiere emitir la gestión de Mauricio Macri como forma de pago.

A valores históricos la acreencia es de 23.000 millones de pesos, pero los técnicos de la provincia de Santa Fe hicieron un cálculo de actualización que arrojaba un monto de 54.000 millones de pesos. Por ese motivo, Nación agregó a su propuesta la realización de obra pública en territorio santafesino a modo de compensación por la diferencia entre los cálculos que hicieron ambas partes.

Pero el senador frentista Felipe Michlig aseguró que "la actualización de la deuda ya quedó totalmente desactualizada" y argumentó su afirmación: "Nosotros calculábamos 54.000 millones de pesos con un dólar a 17 o 18 pesos. Hoy eso es un 50% más, tendríamos que estar hablando de más de 70.000 millones de pesos, si lo relacionamos con el precio del dólar".

Michlig asegura que se podría aceptar la propuesta de Nación con un monto menor y una compensación en obras, aunque advierte que el gobierno de Macri no demostró hasta el momento que tenga en su radar a Santa Fe para la ejecución de obra pública, al menos en cantidad.

"Podríamos llegar a ese acuerdo, pero los bonos que nos quieren dar son no transferibles y no tienen actualización y esa es la contrapropuesta que hizo en la última reunión el gobernador Miguel Lifschitz", dijo el legislador radical de San Cristóbal y reclamó: "Necesitamos bonos que podamos utilizarlos, por lo menos, como respaldo ante la toma de financiamiento en el mercado nacional e internacional. Pero, además, que tengan una actualización porque si en el término de apenas un mes (por la corrida del dólar) se ha depreciado en un 40 o 50 por ciento, qué va a pasar cuando venzan estos bonos de acá a cinco, ocho, diez o 15 años. No servirían ni para ir a comprar un encendedor a un kiosco".

"Esto va a ser ad referendum de la Legislatura. Por lo tanto, no solo el gobernador sino también nosotros mismos que terminamos nuestro mandato el 10 de diciembre de 2019, tenemos que dejar asegurado que lo que la provincia tiene a cobrar va a tener por lo menos una mínima actualización porque los bonos son en pesos. No hay problemas de que los bonos sean en pesos, pero tienen que tener una actualización que podamos defender lo que en un momento nos retaceó o no nos envió el gobierno nacional anterior. Eso nos produjo un perjuicio muy grande a los santafesinos", afirmó.

Al ser consultado sobre si estaba proponiendo atar los bonos al dólar, Michlig aclaró: "No. La información que yo tengo es que nos ofrecen un bono en pesos a equis cantidad de años, 10 o 15, pero sí con una actualización que por lo menos tiene que ser en base al índice de inflación como para que nosotros podamos tener cuando venzan estos bonos un valor que se relacione con lo que nos deben en la actualidad".

En la última sesión del Senado hubo fuertes críticas al gobierno nacional por la escasa inversión que se está haciendo en las rutas nacionales que cruzan Santa Fe y en especial por la 34 y la 11. La primera está en proceso de transformación en autopista desde hace años. En realidad, el kirchnerismo iba a hacer una autovía y la gestión macrista cambió el proyecto por autopista y eso también está generando algunas demoras de inauguración de un tramo de 20 kilómetros que está terminado.

La transformación en autopista de la segunda, la ruta nacional 11, había sido anunciada en 2016 con un presupuesto de 166 millones de dólares y se esperaba poder licitar en 2017, dentro del Plan Federal. Pero a principios de este año se terminó de confirmar lo que en el segundo semestre del año pasado comenzaba a rumorearse con fuerza: que la ruta 11 dejaba de estar entre las prioridades y, por el momento, no iba a ser transformada en autopista.

Si bien no hay un listado oficial de las obras que Nación propondría como compensación para el pago de la deuda, el propio gobernador reconoció que la transformación de la ruta 11 no forma parte de la negociación. El norte santafesino deberá seguir esperando.