Política

Binner: "Me sorprende ver a Obeid en la lista del kirchnerismo"

El ex gobernador asegura que Cristina Fernández desconoce la ciudad de Rosario. Además, Hermes Binner se mostró molesto con el vicegobernador Jorge Henn por auspiciar una lista en la interna de agosto.

Domingo 30 de Junio de 2013

Hermes Binner inicia otra campaña, una más de su larga carrera política. Luce distendido, como si se tratase solamente de un episodio a cumplir. Sólo parece molesto con el vicegobernador Jorge Henn, quien auspicia una lista radical para competir en las primarias.

En una entrevista con LaCapital, el candidato a primer diputado nacional sostiene que Cristina Fernández de Kirchner no conoce la realidad rosarina y que por eso dijo el 20 de junio que el crecimiento rosarino era producto del modelo kirchnerista. Binner se muestra sorprendido por la presencia de Jorge Obeid en una nómina K de paladar negro y asegura que del resultado de los comicios del 27 de octubre depende el futuro de la presidenta de la Nación.

—¿Son estos comicios de mitad de mandato los más trascendentes desde la vuelta de la democracia?

—En general las elecciones de medio tiempo han sido depreciadas por los propios gobernantes y, sin embargo, resultan premonitorias para lo que viene. El tiempo del pato rengo es lo que demuestra la necesidad de cambio. Todas estas leyes inconstitucionales e innecesarias que han salido en el último tiempo —como la de lavado y democratización de la Justicia— ponen en foco la relación del gobierno con la Justicia. Y esto nos perjudica en Santa Fe, porque este debate ha subsumido la defensa provincial respecto a los recursos coparticipables que corresponden. Lamentablemente la Corte no falló sobre eso.

—¿En estas elecciones se define el futuro del gobierno?

—Si los ciudadanos delegan representatividad en fuerzas que pueden cambiar estas leyes, las cosas serán diferentes.

—¿Le sorprende ver a Obeid en una lista kirchnerista pura y dura?

—Sí, fue una sorpresa. Obeid viene de críticas muy profundas que le ha hecho al kirchnerismo. Pero bueno, después dijo que se equivocó... Tiene derecho a cambiar.

— ¿Habrá un debate con Binner y Del Sel?

—Hay muchas cosas por explicar sobre lo que pasó en la provincia. Estoy preparado para debatir sobre cuestiones que han sido aberrantes.

—¿Por ejemplo?

—Para privatizar el Banco de Santa Fe se necesitaron mil millones de dólares, que pagamos todos los santafesinos. Y a esto no lo pueden negar, están todos los papeles. Con ese dinero no se favoreció ni a los jubilados ni a los niños. Tenemos mucha documentación. Ojalá tengamos un cara a cara con Obeid para que explique estas cosas. ¿Por qué Obeid no consideró el Informe Nogueras si él mismo lo pidió? Por ejemplo, también se podría hablar de los 350 millones de dólares con los que nos clavaron en el Ciadi, algo inexplicable.

—A usted le van a enrostrar el crecimiento del narcotráfico en Rosario y que quien fue su jefe de policía esté preso.

—Ojalá... El primer día de gobierno dispusimos la creación del Ministerio de Justicia y de Trabajo. En estos seis años quién más ha incautado droga es la policía provincial. La Policía Federal no actúa, Nilda Garré se llevó a la Gendarmería al conurbano. ¿Quién protege los tres mil kilómetros de ruta que tiene Santa Fe? ¿Por qué no actúa la Nación en Santa Fe? ¿Acaso pertenecemos a otro país? Pese a esto generamos una reforma policial. Y en materia de Justicia mejoramos extroardinariamente. Acá en el Consejo de la Magistratura el Ejecutivo se autoexcluye, ¿dónde pasa esto? Tenemos un ministro amenazado (por Raúl Lamberto) y no recibimos ni un llamado del gobierno nacional preguntando "¿qué pasa muchachos?".

—Cristina dijo el 20 de junio que el crecimiento de Rosario es producto del modelo kirchnerista.

—Eso es porque Cristina no conoce Rosario. Las viviendas que están alrededor del Monumento fueron hechas antes que el propio Monumento... A la presidenta le gusta la picardía y hablar último para que no haya respuesta.

— Insiste usted en que quisieron dar un golpe de Estado contra Bonfatti. ¿Espera nuevas operaciones del gobierno nacional?

—Lo inventan todo el tiempo. Inventan cuentas en Suiza, viajes, cuentas en el exterior. Por ejemplo, no estamos en contra de democratizar la Justicia, pero lo que quiere el gobierno es tener jueces amigos para que los juzguen. Es demasiado lineal.

—Si gana los comicios revalida títulos para ser presidente. ¿está conforme con la construcción nacional del FAP o faltan otros protagonistas?

—Siempre se puede hacer más, pero trabajamos con mucha responsabilidad. Construir un frente es mucho más complejo que construir un partido. En un frente hay que coordinar y encontrar comunes denominadores. La prueba está en que no hay menos de 14 distritos que lleven el nombre de Frente Progresista. Nosotros llevamos dos años con el FAP, Uruguay lleva 42 años. Llevar adelante propuestas frentistas, tener tolerancia, llevar adelante cosas que mucho no me gustan pero que no son de vida o muerte es una tarea apasionante.

—¿Cómo toma que el radicalismo haya presentado una lista para competir con usted, auspiciada por el vicegobernador Henn?

—La verdad es que estoy sorprendido, porque son parte de las cosas que se han acordado previamente. Lo irrisorio es además que esté el vicegobernador. No niego la posibilidad de la competencia, pero es un camino por el que van al abismo, no a la construcción de algo nuevo.

—¿Le sorprendió lo de Henn?

—Claro que sí. El decía que no le habían dado nada... (risas).

—Le dieron nada menos que el cargo a gobernador.

—¡Qué le parece!

—¿Le sorprende esta irrupción de Massa? La sensación es que hay una gran interna peronista en Buenos Aires.

—Me parece bien que se presente. Después está el análisis de la lista. Todos nuestros candidatos en Santa Fe tienen hechos positivos que mostrar, coherencia de acciones. No vemos lo mismo en otras listas, hay muchos rejuntados. Pero estamos viviendo un momento de desarticulación de los partidos políticos, están todos debilitados.

—¿Cuántos diputados cree que ingresará el Frente Progresista en Santa Fe?

—Creo que repetiremos la misma cantidad de diputados que en elecciones anteriores: cinco.

—¿No se juega por el sexto?

—Si es así festejaremos el doble.

—¿Considera que Del Sel perdió el efecto sorpresa respecto a las elecciones a gobernador y que entonces peleará con Obeid?

—Es posible. Pero yo defiendo que cualquier ciudadano se postule.

—¿El hecho de que el socialismo rosarino haya tenido que recurrir a un ministro, como es Cappiello, es una muestra de debilidad?

—Al contrario, es un gran avance del socialismo. Cappiello no nació en el socialismo de paladar negro, muestra una gran apertura del socialismo. El no viene del grupo de los que nos reuníamos en los sótanos para que no nos descubriesen. Quiero reconocer lo de Cappiello, que deja un ministerio clave para bajar al llano.

—¿La elección habilitará o clausurará la probable re-reelección de la presidenta?

—Depende del resultado. Después de las Paso está la idea de hacer firmar a todos los candidatos a diputado una nota comprometiéndose a no votar la reforma constitucional. Uno de los grandes problemas que tiene el populismo es la ausencia de reemplazantes. La gente quiere escuchar otros mensajes, otras ideas.

¿Te gustó la nota?