El proyecto de Presupuesto llegó al recinto con mucho tiempo de análisis, pero también, con muchos cabos sueltos. Eso hizo que las mayores críticas se centraran en que el texto que se estuvo estudiando en las últimas semanas en su versión final -que no es la que se votó- presentará cambios en la estimación de recursos con los que contará la provincia y algunos legisladores ya deslizaron que eso implicará el recorte de algunos gastos previstos.

El Frente Progresista con el apoyo de Cambiemos logró 32 votos positivos, con los que consiguió darle la media sanción en la Cámara de Diputados. Mientras que los diputados peronistas y del bloque Igualdad y Participación se abstuvieron; y los únicos dos votos en contra fueron de Carlos Del Frade y Mercedes Meier, ambos del Frente Social y Popular.

LEER MÁS: Santa Fe propondría compensar Ingresos Brutos a empresas que tributen más en 2018

Entre los asuntos que impactarán y que aún no fueron calculados en la ley de leyes están el consenso fiscal que firmó semanas atrás el gobernador Miguel Lifschitz con el Gobierno nacional y la ley fiscal provincial que el Ejecutivo aún discute con las cámaras empresarias. Sobre el primer punto la mayoría de los diputados que tomaron la palabra en el recinto destacaron la sinceridad y las explicaciones que brindó el ministro de Economía, Gonzalo Saglione, el lunes pasado en Rosario. Aunque también generó algunas dudas sobre la neutralidad del impacto de las reformas propuestas por el presidente Mauricio Macri en las arcas provinciales.

El diputado Héctor Cavallero dijo que "consenso fiscal" le sonaba a los pactos fiscales de la década del 90 y agregó que "el consenso fiscal afecta directamente no solo los ingresos de la provincia, sino los intereses de la provincia y que agrede a la autonomía de Santa Fe".

LEER MÁS: Saglione explicará cómo impacta el acuerdo fiscal en las arcas de Santa Fe

En ese sentido recordó que el Artículo 75 Inciso 2 de la Constitución Nacional indica que todo aquello que afecte la coparticipación de las provincias tiene que ser establecido por una ley convenio que tienen que firmar todas las provincias. "No es el caso de este consenso", aseguró y dijo no entender por qué Lifschitz firmó el pacto fiscal a cambio de tener certezas sobre el pago de la deuda de coparticipación en la que Santa Fe ya cuenta con un fallo inapelable de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Además, el diputado del bloque Frente Justicialista para la Victoria advirtió que "hay algo que no se está teniendo en cuenta y es la afectación a los municipios y comunas". "La reforma va a tener un impacto negativo en los recursos provinciales. Va a ser neutra si hacemos una verdadera reforma fiscal (provincial). Eso va a estar más claro cuando se envíe la ley impositiva provincial. Eso debería haber llegado antes", se quejó.

LEER MÁS: Saglione y la reforma: "No es un costo fiscal que no estemos en condiciones de absorber"

Por su parte, Luis Rubeo (H) dijo que los recursos estimados pueden ser los propios o los coparticipados por Nación y que Saglione reconoció en la reunión del lunes pasado que habrá una leve disminución de los recursos propios a partir de la firma del consenso fiscal. "Si ya se sabe que va a haber una baja de los recursos decir que este es un presupuesto equilibrado y con 1.500 millones de superávit, es una fantasía. A este presupuesto le van a faltar recursos y entonces vamos a tener que ver qué recortar", disparó.

LEER MÁS: Las modificaciones a la ley de responsabilidad fiscal, un nuevo condimento a las paritarias

En tanto, Carlos Del Frade (FSP), aseguró que lo que se votó "es una adecuación política de la provincia respecto a lo que es el gobierno" nacional. "Es una mirada de resignación frente a la Nación y no considera una verdadera reforma tributaria para gravar a los que más tienen", dijo para argumentar el voto negativo de su bloque.

Cambiemos y el Frente Progresista

La encargada de introducir el proyecto de presupuesto que se iba a votar fue la socialista Clara García que destacó que las modificaciones tributarias se discutan en un proyecto ajeno al presupuesto. Además, aseguró que con la reciente aprobación de la adhesión a la ley pyme nacional en la provincia el 99% de las empresas no tendrá modificaciones impositivas -en Ingresos Brutos y Sellos- el año que viene.

Luego remarcó que este presupuesto no tiene previsto endeudamiento y que sostiene inversión en obras. Pero también indicó que los servicios de deuda no llegan al 2% del presupuesto, cuando el pacto fiscal permitiría llegar hasta el 15%.

El diputado radical, Julián Galdeano, también hizo foco en este punto. "Es importantisimo el porcentaje del presupuesto destinado a bienes de capital. Si hacemos un cálculo con posibilidades de incorporar endeudamiento estaríamos igual o mejor que en el presupuesto anterior", sostuvo y dejó la puerta abierta para que la provincia eche mano a esa herramienta de financiamiento.

Mientras que el apoyo del PRO llegó con aroma a condicionamiento. "El ministro Saglione habló de prudencia y es la que nos indica que si se presentó como equilibrado este presupuesto se hizo con el convencimiento y la certeza de que no necesita ningún ajuste tributario. Nuestro apoyo es en base a lo enunciado por Saglione", aclaró Sergio Más Varela.

De alguna manera Diputados le hizo un guiño al Ejecutivo, aunque quedó la sensación de que aún hay muchas preguntas por responder. El arribo de la ley fiscal -previsto para los próximos días- puede empezar a traer algunas respuestas que le den firmeza a un presupuesto y que no termine siendo solo un esbozo de intenciones.