Secciones
gobierno

Con diversa intensidad, la izquierda le reclama al gobierno cambios de fondo

Dirigentes de ese sector del espectro político piden a la administración de Alberto Fernández que aproveche la crisis para avanzar con reformas estructurales.

Domingo 26 de Julio de 2020

Con sus matices y diferentes grados de intensidad, distintas corrientes de izquierda reclaman al gobierno que avance con medidas estructurales, que mejoren las condiciones de vida de los sectores populares y le permitan al Estado manejar resortes estratégicos de la economía argentina.

Como en todo el mundo, la pandemia acentuó las desigualdades sociales previas, pero también abrió una ventana de oportunidad para que asomen debates que parecían enterrados.

En la Argentina, la peste llegó en un momento particular: sólo tres meses después del recambio político que entregó a Alberto Fernández las llaves de la Casa Rosada.

En este marco, La Capital dialogó con tres referentes santafesinos de espacios nacionales de izquierda sobre cómo están viendo el escenario político del país. En particular, a un gobierno que recibió el mandato social de dar un volantazo de 180 grados, sobre todo en el terreno económico.

Según Octavio Crivaro, referente del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), las principales medidas del gobierno expresan una continuidad con el macrismo. "La negociación de la deuda es a pedido de los bonistas, en Vicentin terminó subordinando los intereses nacionales a los de una empresa absolutamente bancada por el macrismo y que cometió una etapa, no tomó medidas para proteger los puestos de trabajo y los salarios y no tocó los intereses de los grandes empresarios, que son actualmente protegidos", sentenció el ex candidato a gobernador por el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT).

Sin embargo, para Fernando Rey, dirigente del Frente Patria Grande (PG), el balance del primer tramo del gobierno de Fernández es positivo. "La respuesta del gobierno antes la crisis sanitaria provocada por la pandemia viene salvando miles de vidas, aunque todavía hay que seguir dándole pelea —señala—. No obstante esto, la gravedad de la situación económica y social va a requerir medidas profundas para que la crisis no la pague en sus condiciones de vida la mayoría de la población empobrecida, que ya viene haciendo un enorme esfuerzo".

Por su lado, para la referente del Partido de los Trabajadores y el Pueblo (PTP) y ex diputada provincial Mercedes Meier "el gobierno tomó medidas justas frente a la emergencia sanitaria pero también insuficientes por las consecuencias que ha dejado el gobierno de Mauricio Macri, que hizo una gran transferencia de recursos de los que menos tienen a los que más tienen y profundizó la dependencia de la Argentina".

Así, la situación aparece inquietante hasta para aquellas fuerzas, como Patria Grande y el PTP, que nunca integraron las filas del kirchnerismo y el año pasado se sumaron al Frente de Todos.

Por ejemplo, los movimientos que surgieron al calor de la crisis de 2001 y que confluyeron en Patria Grande —referenciada en el dirigente social Juan Grabois— sostuvieron entre 2003 y 2015 una postura de apoyo crítico en algunas cuestiones y diferenciación en otras.

Por el contrario, Partido Comunista Revolucionario (PCR), cuya herramienta electoral es el PTP, mantuvo durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner una oposición dura.

"Tuvimos esa posición durante el kirchnerismo porque entendíamos que se profundizaba un modelo de dependencia, pero el macrismo fue devastador. En un marco donde América latina venía de tener gobiernos de esas características con consecuencias nefastas había que cambiar el rumbo no sólo de la Argentina sino también de la región, por eso fuimos convocantes de la unidad para derrotar al macrismo", argumenta Meier.

En la misma línea, Rey defiende la incorporación de PG a la coalición organizada alrededor de la dupla Fernández-Fernández: "El Frente de Todos fue una herramienta fundamental para que los argentinos nos saquemos de encima la pesadilla del gobierno de Macri. Para ser esa herramienta tuvo que ser lo más amplia posible, cobijando mucha diversidad y contradicciones".

Esa participación también les permitió obtener lugares institucionales en el Congreso y en el Ejecutivo. Por caso, Juan Carlos Alderete, el histórico líder de la Corriente Clasista y Combativa, el brazo territorial del PCR, es diputado nacional por la provincia de Buenos Aires. Y la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, pertenece a Patria Grande.

Acuerdos

Lo cierto es que más allá de las diferentes miradas sobre el proceso político y la cercanía o distancia con el gobierno entre los distintos partidos de izquierda aparecen coincidencias sobre las medidas necesarias en esta coyuntura crítica.

Para Rey es necesario "un gran plan de salida de la crisis con ejes como el trabajo y la economía popular, la construcción e integración sociourbana, el repoblamiento federal y la agricultura familiar, el acceso a los alimentos, el reconocimiento de la economía de los cuidados y la transición ecológica". También, que el IFE se institucionalice como un ingreso básico universal y se avance con una reforma tributaria progresiva.

Meier y Crivaro acuerdan sobre la suspensión del pago de la deuda externa, un impuesto a las grandes fortunas, la expropiación de Vicentin y el monopolio estatal del comercio exterior.

A esas medidas el referente del PTS agrega la nacionalización del sistema de salud, mientras que la ex diputada por el Frente Social y Popular plantea el desarrollo de la industria naval y ferroviaria para generar puestos de trabajo.

Voluntad política

La cuestión es cuál es el margen social y político para avanzar con esas transformaciones y si el gobierno tiene la voluntad de seguir ese camino plagado de obstáculos.

Desde el FIT ven que frente a acontecimientos que le permitieron contrastar con el macrismo el gobierno retrocedió. "No se ve ninguna intención de afectar los intereses de los que entran a la Casa Rosada como si fuera su propia casa y también hay una complicidad muy importante de los grandes sindicatos, que están viendo cómo los trabajadores se desangran en sus puestos de trabajo sin que se convoque a medidas de fuerza", indica Crivaro.

Meier reconoce que hoy gobierna una coalición en la que conviven ideas en disputa. Pero advierte: "Si la única propuesta que hay para la Argentina es profundizar el modelo agro-minero exportador, ya sea con la alianza estratégica con el imperialismo chino o con cualquier otro imperialismo, no va a tener frutos. Es un modelo que ya viene dejando a 20 millones de argentinos en la pobreza. Si no recuperamos las palancas clave del comercio, la moneda y la industria no vamos a poder tener un país independiente con trabajo y las necesidades resueltas".

Rey confía en la voluntad del presidente de avanzar en reformas estructurales, aunque también desliza: "Estamos convencidos de que va a ser fundamental la unidad y movilización popular para empujar esas transformaciones frente a una minoría concentrada que no está dispuesta a perder ningún privilegio. Mientras que las prioridades se sigan orientando en el sentido de las mayorías, y podamos construir y avanzar en una agenda de transformaciones, vamos a seguir defendiendo críticamente a este gobierno".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario