Política
Viernes 08 de Diciembre de 2017

Cuál será la estrategia judicial de Cristina Fernández

La expresidenta de la Nación no apelaría los procesamientos dictados por el juez Claudio Bonadío. En cambio, sí lo haría con los pedidos de detención y recurriría a tribunales internacionales.

Graciana Peñafort, abogada de la expresidenta y senadora electa, Cristina Kirchner, y del excanciller Héctor Timerman, anticipó hoy que no tiene intención de apelar los procesamientos de ambos en la causa por supuesta traición a la patria y encubrimiento agravado del atentado a la AMIA, pero sí los pedidos de detención ante organismos internacionales.


El juez federal Claudio Bonadio dispuso la prisión domiciliaria para el excanciller debido a su delicado estado de salud. En el caso de la exjefa de Estado, Bonadio dictó la prisión preventiva y pidió su desafuero al Senado, cámara en la que va a asumir su banca el próximo domingo, para poder arrestarla. Peñafort, en diálogo con radio Rivadavia, señaló que ya trabaja en la estrategia judicial para afrontar el expediente.

"Vamos a apelar las detenciones; al procesamiento no lo vamos a apelar. No tenemos más nada que discutir con el juez Bonadio, que es un juez arbitrario, ni con la Cámara (Federal porteña), que creemos que va a confirmar la arbitrariedad", agregó, y confió que por esas razones "se resolvió acudir a organismos internacionales".


"Vamos a solicitar de inmediato la elevación a juicio oral", remarcó. La semana que viene se realizará la apelación a los arrestos, en donde intervendrá la Sala II de la Cámara Federal. Peñafort precisó que la intención es presentar el caso en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Para la abogada, "la causa es un sinsentido jurídico y la manera de defenderla de Bonadio es de una precariedad preocupante".

El excanciller Timerman regresó el jueves de los Estados Unidos, donde se trata el cáncer que padece. Por su parte, la exmandataria realizó el jueves una rueda de prensa en el Congreso en la que responsabilizó al Gobierno nacional por el fallo de Bonadio.

"Es una causa inventada con hechos que no existieron. Es un despropósito, un exceso. Violan el Estado de derecho. Buscan provocar daño personal y político a los opositores. No hay delito, no hay causa. Bonadio lo sabe. El gobierno lo sabe. El presidente (Mauricio) Macri también lo sabe", denunció.