Política

El debate por el Presupuesto vuelve a mostrar que la crisis es política

Fue otra jornada lamentable para la democracia argentina

Jueves 25 de Octubre de 2018

La llamada "ley de leyes" se aprobó en medio de un escándalo en Diputados con gritos, empujones y que casi termina a las piñas. Ese es el nivel del debate político.

Es verdad que el Presupuesto 2019 implica un fuerte ajuste. Es verdad que la calle estaba "caliente". Es verdad que el Gobierno no tuvo el mejor manejo de la protesta social.

Pero también es cierto que el clima social fue "agitado" por la oposición, que la represión no era "una carnicería" como intentó instalar el Frente para la Victoria y que el Congreso debe poder sesionar sin violencia adentro del recinto.

Mientras el FpV y Cambiemos se iban a las manos, el peronismo no kirchnerista permanecía callado, como Suiza. Y el Congreso no podía sesionar. La imagen sigue siendo pobre.

Más allá de las responsabilidades, lo que demuestra lo que pasó en Diputados durante la jornada de ayer (y de hoy) es que la crisis no es econónica sino fundamentalmente política: un gobierno con poco control de la calle, muy cerrado en sus ideas, con poco diálogo con su propia coalición política (¿alguien escuchó los discursos de los radicales y la Coalición Cívica?), con poco diálogo con la oposición y bajo nivel de consenso para llevar adelante medidas difíciles.

Del otro lado, una oposición radicalizada con serias dificultades para dar un debate democrático y aceptar una derrota (parlmentaria, en este caso).

Lo que demuestran estas escenas es la dificultad total y absoluta por parte de la dirigencia política de imaginar y construir un futuro en común para todos los ciudadanos argentinos. En definitiva, quedamos expuestos frente al mundo mostrando que la Argentina es un país sin futuro.

Pablo Winokur / A24

¿Te gustó la nota?