El ministro de Obras Públicas de la provincia, Pedro Morini, aseguró que "las obras no se van a detener en Santa Fe" y aseguró que el nuevo "hospital Iturraspe y el de Reconquista tienen prioridad".

En diálogo con UNO en la Radio (por FM 91.5) el funcionario mostró su optimismo a pesar del momento que está pasando la economía y dijo que "el dólar se va a acomodar y las cosas también" y afirmó que no es nuevo tener que redeterminar precios por la inflación.

"El hospital Iturraspe y el de Reconquista tienen prioridad y hay mandato del gobernador. Los centros de salud que se están haciendo para Santa Fe se van a inaugurar los dos. Uno ya lo inauguramos y el otro lo estamos terminando y hay dos más en marcha. Hay tres prioridades que son educación, salud y seguridad. Las otras obras, si tenemos que ralentizarlas, las vamos a ralentizar, pero no las vamos a parar", aseveró.

"Después de la salida de la convertibilidad -recordó- la inflación nunca se paró y siempre el ministerio redeterminó precios. Pero en la mayoría de las obras los presupuestos estaban estipulados y en algunas sí nos preocupa, como en el caso de los hospitales, el equipamiento porque son a valor dólar".

"Pero seguimos haciendo cosas. Esta semana abrimos la licitación para el Cullen de un angiógrafo digital que las empresas cotizaron el lunes a 700.000 dólares", dijo y se distanció de Nación: "Cuando uno tiene este tipo de problemas los resuelve dialogando. Por eso lo que me preocupa del gobierno nacional es esta cerrazón que tiene. Cuando yo era secretario de Lechería fuimos con Luis Contigiani (entonces ministro de la Producción), a hablar con Ricardo Buryaile (entonces ministro de Agricultura), que es un amigo porque fue cuatro años diputado conmigo, y le dijimos que no había que retirar las retenciones en forma brusca porque sino se llevaban puestos los tambos, los pollos y pasó eso".

Luego argumentó: "Nosotros vivimos redeterminando precios porque hay que cubrir la inflación con las empresas. El país está pasando un momento duro pero nosotros vamos a tratar de garantizar las obras más importantes que tenemos y las otras obras se ralentizarán un poco. Pero no creo que debamos dejar la obra pública porque hoy significa entre 42 y 44 mil empleos entre lo público y lo privado y que están dando trabajo dentro de la propia Uocra (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina)".

"Esto ya se irá a recomponer. Sobre finales de año ingresará la cosecha de trigo y va a haber recaudación, llegará el año que viene y habrá recaudación de la soja. Será cuestión también de reconducir los presupuestos. Habrá obras que no tienen tanto apuro como otras y habrá algunas que tendrán un mayor apuro para terminarse. Hay que seguir trabajando, no hay vueltas", expresó.

Al ser consultado sobre qué le dijeron en estos días los empresarios de la construcción, Morini respondió: "Están muy preocupados porque los precios suben. También convengamos que hay cosas que se justifican que se trasladen a los precios, pero hay otras que no. No creo que todo vaya a aumentar como aumenta el dólar. Cuando el dólar saltó de uno a $4, en el gobierno de (Eduardo) Duhalde, que después bajó a $3, las cosas no siguieron al mismo ritmo".

"Creo que el dólar se va a terminar reacomodando y las cosas también se van a reacomodar. Si usted tiene un comercio y tiene que pagarle a sus empleados a fin de mes no va a cerrar las puertas por miedo a un aumento. Hoy hablaba con empresarios que le venden artículos a los supermercados y no van a dejar de vender porque la semana que viene tienen que pagar los sueldos, tienen que pagar la energía y otros gastos. Bajará el margen de ganancia para poder seguir vendiendo, se reacomodarán pero en estas crisis siempre hay que buscar una manera de seguir porque sino vamos hacia el abismo y yo creo que no hay que volver a pensar en eso", expuso.

Luego le apuntó al gobierno de Mauricio Macri y dijo: "El gobierno se equivocó, pero por eso no vamos a pensar solo en cambiar el gobierno. Creo que el gobierno se equivoca cuando no dialoga, cuando cree que son los dueños de la verdad. Nosotros en la provincia lo hacemos todos los meses en esta mesa de diálogo que tenemos donde dialogamos con todos los sectores de la sociedad. Esto es como cuando uno tiene un problema en la casa, hay que reunir a toda la familia y ver cómo se sale".

"No estamos ni shockeados ni paralizados, como están algunos", aclaró y agregó: "Pero tampoco nos sobra optimismo. En una provincia que tiene las cuentas ordenadas, que tiene los presupuestos ordenados, será cuestión de ver cómo reorganizamos la economía en función de los tiempos de cada una de las obras que tenemos en marcha y ver cuánto le destinamos al sector social que es el que más me preocupa".

"Hoy me preocupa la situación social porque el campo va a salir más rápido de lo que se piensa. En el sector agropecuario el que hace granos si tiene una deuda en pesos se la licuaron y además cuando venda la próxima cosecha la va a vender al doble", señaló.

Sobre la posibilidad de que el gobierno vuelva a instaurar las retenciones, Morini dijo: "Si tienen que volver, que vuelvan. Yo soy productor agropecuario, estuve al frente de la oposición cuando peleábamos por el tema de las retenciones por la 125 (en el conflicto del campo de 2008) y a nosotros lo que nos preocupaba no eran las retenciones en sí, sino el margen de maniobra que le dábamos para que ellos pongan el nivel de retenciones que quisieran. Cuando Duhalde puso el cuatro a uno también le puso el 10 por ciento de retenciones al campo y el campo lo aceptó como lo hizo toda la vida. El campo es el motor que tracciona la economía".

En otro tramo de la entrevista, Morini añadió: "Ahora, este gobierno tiene un gran problema. Yo hago este cálculo: si la provincia de Santa Fe con 500 millones de dólares pudo reconstruir toda su red vial y pudo hacer todas las obras que está haciendo, cómo nos damos el lujo de timbear 500 millones de dólares por día para salvar el precio del dólar. Estamos equivocados".

"Otro problema es que si la Argentina no se industrializa y no le agrega valor a los productos primarios no va a salir nunca de la pobreza. Argentina exporta menos de un dólar por kilo. Los países medianamente desarrollados exportan a 20 dólares por kilo y los altamente desarrollados exportan a valor computadora. Hoy para comprar una notebook tiene que poner 4.500 kilos de soja", concluyó.