Política
Jueves 17 de Mayo de 2018

En plena crisis por las subas de tarifas, promueven la generación distribuida de energía

El diputado nacional del PRO, Juan Carlos Villalonga, estuvo en Santa Fe para buscar la adhesión de la provincia a la ley nacional. Se prevén incentivos para facilitar las inversiones.

El diputado nacional del PRO, Juan Carlos Villalonga, visitó la ciudad de Santa Fe para promover la adhesión de la provincia a la ley de generación distribuida, aprobada a fines de 2017.

Villalonga valoró los pasos que ya tiene dados la provincia con el programa prosumidores (personas que generan energía eléctrica para autoabastecerse y en caso de tener un excedente venderla e inyectarla a la red) y aseguró que "eso demuestra que hay una actitud favorable" para avanzar con la energía distribuida.

"El tema es que esos pasos que se dieron están vinculados para desarrollar un mercado de residenciales pequeños y lo que está pasando en la Argentina es que el cliente más interesado para esta aplicación es el usuario de mediana a gran demanda. Ese es el sector de las pyme, la agroindustria, edificios corporativos porque son los que tienen capacidad de pago para hacer la inversión, tienen espacio y la necesidad de bajar costos", argumentó en diálogo con UNO Santa Fe.

"Ahí es donde la energía distribuida puede ser una gran aliada. Santa Fe tiene que adherir a la ley, sobre todo cuando se dispongan de los mecanismos de promoción", dijo el legislador.

Según Villalonga, a la provincia no le generaría ninguna contradicción legal la adhesión a la norma nacional ya que el programa prosumidores puede seguir siendo un programa provincial que atiende a este tipo de prosumidores y en nada interfiere con la ley nacional. "Pero lo importante –remarcó– es poner la mira en cuál es el sector que tiene más chances de sumarse a la energía distribuida".

Para el autor de la ley, entre sus virtudes están la generación de energía limpia, contribuye a la matriz energética y es una ley aliada a la producción. "Hoy en todas las economías regionales hay una variable que empieza a tener relevancia y es el costo de la energía. Esto se encara con eficiencia energética, bajando el consumo y con energía distribuida, que también ayuda a bajar el consumo", sostuvo.

La energía distribuida, además de todos esos beneficios, también tiene el potencial de generar empleos. El día de mañana, en Santa Fe, quienes hagan los estudios y las instalaciones de los paneles solares van a ser empresas locales. Nadie va a ir a contratar por tres, 10 o 50 kilovatios empresas de Buenos Aires. Va a haber pymes locales, con cierta certificación, que se dediquen a esto.

En estos momentos comenzaron a aparecer empresas de eficiencia energética que le venden a las empresas la auditoría sobre el consumo de energía que tienen, arman un plan de inversiones y se les paga con el ahorro energético que se produjo. Este tipo de cosas ya se empiezan a desarrollar en la Argentina.

—Vayamos a los números. ¿Qué superficie se necesita y en qué inversión hay que pensar?
—Al no ser sistemas aislados, sino que están conectados a la red el límite es el espacio disponible. Para una potencia de 100 kilovatios se necesitan unos mil metros cuadrados y eso puede tener un costo de unos 100 millones de dólares. En general todas las inversiones para Santa Fe ya dan por debajo del valor de la electricidad que hoy se paga. Una instalacion de mediano porte, entre 300 y 500 kW (propio de una empresa) puede generar a US$ 65 MWh. En la red oscila en los US$ 70-75. El secreto es darle una mejor financiación para reducir el tiempo de amortización. Eso está previsto en la ley.

—Ingresar a la generación distribuida no es una inversión menor.
—Por eso quienes van a tomar la vanguardia son quienes sin perder plata le pueden dar un valor agregado a su marca. Los edificios corporativos, como los de Buquebus en Buenos Aires, son los que van a estar dando los primeros pasos.Pero estos costos que estamos viendo hoy dentro de dos años van a ser mucho más bajos porque lo solar viene teniendo un costo en picada, mientras que el costo de la energía eléctrica no va a bajar. Para un industrial o un chacarero, que compran maquinaria, tractores, ellos están acostumbrados a manejar cifras que a nosotros nos asustan.

—¿Qué falta para que la ley entre en vigencia y ya se disponga de los incentivos?
Estimo que la reglamentación está lista y está siendo revisada. Pero lo fundamental es la adhesión de las jurisdicciones. Para mí este proceso es tan importante como haber sacado la ley del congreso. Es muy importante que el sector productivo vaya viendo los beneficios y vaya sacando cuentas. En donde el sector productivo comienza a estar interesado, eso acelera todo.

—¿De qué manera se vincula la ley con las empresas distribuidoras como la EPE en Santa Fe?
—La ley tiene un desafío regulatorio importante. El núcleo de la ley es que le otorga un nuevo derecho a cualquier usuario de una distribuidora a producir energía en base a renovables para su autoconsumo y, eventualmente, vender los excedentes. Ese es el derecho, todo lo demás de la ley es cómo se ejerce ese derecho. Es una ley nacional pero el ejercicio del derecho se da en la órbita provincial, por eso la ley y el vínculo con la provincia tiene que ser muy equilibrada para que nadie invada otra órbita. Y las distribuidoras, a partir de esta ley que es disruptiva, se van a tener que comenzar a adaptar a esta nueva realidad. Esto comienza con energía distribuida, sigue con acumulación de energía, sigue con redes inteligentes, con bandas horarias de precios, la movilidad eléctrica. Y son cosas que van a ocurrir en los próximos 10 años. El servicio de la distribución eléctrica se va a tener que modernizar y mutar. Eso no significa que la distribuidora va a desaparecer ni le va a tener que ir mal, pero se va a tener que adaptar.

"Hoy, con las nuevas tecnologías aparecen modalidades de consumo muy distintas. Obviamente, los esquemas regulatorios tradicionales tienen que adaptarse. Lo hemos discutido mucho con Adera, que es la asociación de distribuidoras de energía eléctrica, con el cooperativismo y lo seguimos conversando. La EPE tendrá que encontrar su modo y las cooperativas también. Hay que ver cómo las distribuidoras se adaptan. En algunos lugares del mundo se dedican a venderte los paneles o a colocarlos y alquilan tu techo", describió.