En las últimas semanas el embajador argentino en Uruguay, Mario Barletta, levantó su perfil y públicamente salió a decir que quiere ser el candidato a gobernador por Cambiemos en la provincia. Además, el exintendente de Santa Fe, la semana pasada recibió el espaldarazo de la influyente diputada nacional, Elisa Carrió.

Eso sucedió justo cuando el actual intendente de la capital provincial, José Corral, no se encontraba en el país. Y si bien Corral aún se cuida de admitir públicamente que quiere ser el próximo gobernador de Santa Fe, el expresidente de la UCR a nivel nacional viene trabajando en todos los frentes para preparar el terreno. Tiene una buena relación personal con Mauricio Macri, tomó la agenda nacional de quitarle impuestos locales a las tarifas y le sacó a los vecinos de Santa Fe el costo de la Cuota de Alumbrado Público de sus boletas -lo que le abrió un frente político y judicial con el gobierno provincial y la EPE- y revitalizó el Foro de Intendentes Radicales de la provincia, lo que le permite tener mejores vínculos políticos con los jefes locales y más llegada territorial.

Pero en medio de ese armado político de Corral apareció en escena Barletta. La irrupción del exintendente puede tener dos lecturas posibles: la primera es que surge un competidor inesperado para Corral; la segunda es que parte de la UCR santafesina está polarizando la disputa por la candidatura a la gobernación en Cambiemos, mientras el PRO mira. Pero en política nadie se queda quieto.

La gran elección a concejal que hizo el año pasado en Rosario Roy López Molina -bajo el armado político del presidente provincial del PRO, Federico Angelini-, había puesto al PRO en un lugar muy expectante para disputar la fórmula para la gobernación en 2019. Pero la mala marcha de la economía nacional y algunos errores políticos de la gestión de Mauricio Macri empezaron a restarle valor a la marca Cambiemos y a los candidatos del PRO. Los radicales aprovecharon y tomaron la iniciativa.

Sin embargo, Angelini advirtió que "no se le va a regalar nada a la UCR", cuando se lo consultó por el futuro de Cambiemos en Santa Fe de cara al 2019. "Creemos que sinceramente no es tiempo de hablar de candidaturas, para nada. Hoy la gente está pensando en otra cosa y nosotros, como dirigentes, diputados, concejales, tenemos que focalizarnos en eso y ver de qué manera podemos acercarles soluciones. Para eso nos votaron en 2017 y en 2015, para que trabajemos en ese sentido y no para que un año antes estemos hablando de candidaturas", aseguró.

—¿Le van a regalar al radicalismo el armado de Cambiemos en Santa Fe?, preguntó UNO Santa Fe.

—No, nadie regala nada. Nosotros tenemos una trayectoria dentro de lo que es el equipo de gobierno del presidente Macri que iniciamos este proyecto hace más de 10 años. Por eso nadie les va a regalar nada. Pero el 2019 va a depender mucho de lo que hagamos y de cómo solucionemos los problemas que tiene la gente hoy. Si nosotros hacemos las cosas bien, el 2019 va a ser un año más favorable para nosotros.

—¿Las candidaturas de Cambiemos para 2019 solo las van a discutir los dirigentes de Santa Fe o Macri va a poder meter la cuchara?

—Bajo ningún punto de vista. La decisión es ciento por ciento independiente de lo que opine el presidente de la Nación. Nosotros estamos dentro de un proyecto, pero queda a las claras que las candidaturas provinciales se van a decidir en el ámbito provincial, obviamente con consulta nacional, pero las decisiones provinciales se van a decidir en Santa Fe.

—¿Se lleva mejor con Barletta o con Corral?

—Me llevo muy bien con todos los dirigentes de la UCR que están en Cambiemos y en ese sentido no tengo preferencia alguna.

Luego, Angelini fue consultado sobre cómo cayeron las declaraciones de Carrió y qué importancia tiene la diputada en el armado de Cambiemos en Santa Fe y respondió: "Carrió es una dirigente muy importante dentro de Cambiemos y es una de las socias fundadoras de Cambiemos. La verdad es que sus recorridas, sus visitas a pymes tanto en Reconquista, Santa Fe, Armstrong y Rosario son muy importantes. En términos de declaraciones políticas, repito, creo que no es tiempo de hablar de candidaturas".

Hace poco más de 15 días se bajó el único dirigente del PRO que había mostrado intenciones de competir por la Casa Gris en 2019, el diputado nacional Luciano Laspina. Incluso Laspina venía con la banca de Carrió, pero decidió que no era el momento. Eso hizo que puertas adentro del PRO el nombre de Angelini tome más fuerza. El diputado provincial es uno de los hombres más cercanos a Macri y, aunque no quiera hablar de candidaturas, es uno de los posibles postulantes a la gobernación.

En la política santafesina cada uno hace su lectura de los tiempos electorales. Algunos apuestan a lanzarse antes para intentar tomar una ventaja; otros prefieren esperar para salir a poner su nombre en danza. En Cambiemos empiezan a mostrarse las primeras cartas y hasta el momento, parece, que al ancho de espadas no lo tiene nadie.