política santafesina

Farías: "El gobernador tiene que saber que para enfrentar la inseguridad no puede estar solo"

El diputado socialista y presidente de la Cámara baja destacó la apertura al diálogo del gobierno de Perotti, aunque lamentó que haya sido "dos años tarde"

Lunes 20 de Diciembre de 2021

El presidente de la Cámara de Diputados, Pablo Farías, visitó la redacción de UNO Santa Fe y realizó un repaso de lo que fue el año político en la provincia de Santa Fe. También habló de la situación de inseguridad, del diálogo con el gobierno de Omar Perotti y del debate que se viene en la Cámara baja por el presupuesto provincial.

—¿Qué balance hace de este 2021?

—Es un balance positivo porque pudimos sortear un año lleno de dificultades. Fue un año que estuvo signado en una primera parte por el recrudecimiento de la pandemia, ya que lo peor de la pandemia estuvo este año, con muchas muertes. Creo que el rebrote después del verano fue durísimo porque, además, nos tocó con una sociedad ya cansada de las restricciones. En lo particular sobre nosotros tuvo un efecto directo que fue la muerte de Miguel Lifschitz que fue víctima del Covid. Además, eso produjo la interrupción del funcionamiento institucional normal de la Cámara de Diputados, que en lo personal más allá de todo lo que me afectó por la cercanía con él y por el impacto político, significó tener que hacerme cargo de darle continuidad institucional a la Cámara de Diputados y creo que lo pudimos hacer con éxito. También pudimos enfrentar la alternativa electoral de forma exitosa en el sentido que logramos que Clara García apareciera como una figura emergente en la política provincial en cuanto a su conocimiento en toda la provincia porque viene trabajando y formándose desde hace años y hoy está instalada como una de las referentes provinciales más importantes con miras a 2023. Ese era el objetivo principal que nos fijamos después de perder a Miguel. Ante la adversidad estamos llegando a fin de año satisfactoriamente y por eso decimos que el balance es positivo.

· LEER MÁS: Pablo Farías asumió como nuevo presidente de la Cámara de Diputados

—El gobierno provincial convocó a los diputados provinciales y a los legisladores nacionales por la crisis en seguridad, ¿eso significa que se abrió el diálogo?

—Creo que el gobierno emprendió el camino del diálogo ya con la ley de conectividad. Esa fue la primera convocatoria formal del ministro de Gobierno para tratar específicamente la ley y para buscar una salida y una posibilidad de ponernos de acuerdo y lograr un consenso acerca de esa ley que era demandada por el Poder Ejecutivo. Hasta ahí no veíamos que haya hecho los esfuerzos suficientes porque nos iba mandando a cuenta gotas la información. En algún momento hubo una decisión de abrir un mecanismo distinto, que tuviera al diálogo como protagonista y creo que como eso dio resultados los animó, ante la crisis tan grande del problema de seguridad y ante la situación tan grave que se les produjo en el Ministerio de Seguridad con los allanamientos y las renuncias masivas, a buscar una salida que fue el diálogo con una convocatoria muy amplia y muy abierta donde estuvimos por más de cinco horas con el gobernador. Después Perotti se reunió con los legisladores nacionales, con jueces, fiscales, la justicia federal. Me parece que hay una búsqueda de entendimiento de que el problema más complejo y urgente que tiene hoy la provincia que es la situación de inseguridad merece que la búsqueda de las soluciones se haga con la mayor fuerza institucional posible y eso sólo se logra involucrando a todos los actores posibles. Eso sólo se puede hacer abriendo una mesa de diálogo, compartiendo el problema, la información y buscando entre todos las soluciones. Creemos que es el camino emprendido, lamentablemente sabemos que se perdió mucho tiempo porque esto se podría haber hecho hace dos años. Nosotros siempre se lo reclamamos al gobernador. Pero más allá del tiempo transcurrido y de los fracasos que hubo en materia de seguridad pública, igual bienvenido sea el diálogo y aquí estamos para responder y estar a la altura de la circunstancias.

pablo farías.jpg
Pablo Farías dijo que espera avanzar en acuerdos con el gobierno para sacar el presupuesto antes de fin de año.

Pablo Farías dijo que espera avanzar en acuerdos con el gobierno para sacar el presupuesto antes de fin de año.

—Sin embargo, haciendo la salvedad que fue atacado de manera personal cuando le balearon la casa, no hubo una foto como la que tuvo Antonio Bonfatti con toda la dirigencia política detrás del gobernador para hacer frente al problema de la seguridad.

—Por eso nosotros planteábamos como lógico que cuando vimos problemas graves que el gobierno no estaba resolviendo y que se estaban recrudeciendo planteamos que tenía que convocarse a todo el mundo. Creemos que la foto fue la de la convocatoria que hizo el gobernador en Casa de Gobierno hace algo más de dos semanas. Eso tiene que ver con el espacio que queremos que se reconstruya, un espacio de intercambio y que le sirva al gobernador para saber que para enfrentar el problema de la seguridad no puede estar solo. No nos negamos a estar en esa foto, pero lo que necesitamos es que esa foto esté acompañada por acciones concretas que apunten a una búsqueda de las soluciones mediante el diálogo de los tres poderes.

·LEER MÁS: En 38 años de democracia, el Congreso nunca votó un rechazo al presupuesto pero sí evitó dar quórum

—El Congreso no votó el presupuesto, ¿qué va a pasar con el presupuesto provincial?

—Este martes tenemos una reunión con el ministro de Economía, Walter Agosto. Ahí le vamos a preguntar específicamente cómo evalúa él ese impacto. Nosotros creemos que los impactos que puede tener que no haya presupuesto nacional, con voluntad política del gobierno nacional y del provincial hoy pueden resolverse. Los efectos se pueden minimizar. A partir de ahí y de que podamos los distintos bloques evacuar las distintas dudas sobre el presupuesto que envió el Ejecutivo y que aprobó el Senado, estaremos en condiciones de darle un tratamiento. El presupuesto seguramente irá a comisiones en la Cámara de Diputados y lo más probable es que su tratamiento y sanción se dé en la próxima sesión. Puede ser que sea esta semana, pero lo más probable es que sea la semana que viene. Eso si avanzamos y nos ponemos de acuerdo con el Ejecutivo en las modificaciones. Si no sería un escenario que nosotros no queremos. Nosotros estamos con total predisposición.

—¿De qué depende que haya o no presupuesto para el gobierno de la provincia?

—Depende de la consideración de los puntos que nos parecen los más importantes, que aparezcan algunas señales claras hacia los municipios y las comunas que estamos reclamando; que el ministro nos explique cuál es la política de endeudamiento y por qué recurrir a recursos que, aparentemente, no harían falta al menos en la cantidad solicitada. Ese tipo de cosas nosotros necesitamos destrabarlas para avanzar con el presupuesto. La voluntad es sacarlo antes de fin de año.

reunion perotti jaton oposicion seguridad.jpg
A principios de diciembre Perotti convocó a todos los presidentes de bloque de la Cámara de Diputados a la Casa de Gobierno para hablar de seguridad.

A principios de diciembre Perotti convocó a todos los presidentes de bloque de la Cámara de Diputados a la Casa de Gobierno para hablar de seguridad.

—A 20 años de la crisis del 2001, donde el mensaje de los argentinos hacia la política era el "que se vayan todos", hoy hay grietas en temas clave como la seguridad, que la Argentina no tenga un presupuesto. ¿Cuál es el mensaje de la dirigencia política a la sociedad?

—Creo que no hay gobierno o gestión posible si no hay determinados niveles de concertación política. Hablo de concertación política como un entendimiento bastante profundo entre oficialismo, oposición y las distintas fuerzas políticas que tienen que darse a partir del diálogo. Eso es porque hoy no hay liderazgos consolidados tan fuertes y que tengan el reflejo en lo legislativo tan fuertes en su mayoría como para prescindir del acuerdo y la concertación política. Lo digo a nivel nacional y provincial también. La búsqueda de una concertación debería ser constante. Por supuesto que tiene que haber voluntad de ambas partes, pero la iniciativa tiene que partir del gobierno y el gobierno, después, tiene que cuidar esos niveles de concertación. Me parece que más allá de las lecturas que se pueden hacer de lo que pasó el viernes pasado en la Cámara de Diputados de la Nación, que no se aprobó el presupuesto, la primera reflexión es que el diálogo y los consensos hay que cuidarlos. Hay mucha fragilidad por los niveles de enfrentamiento que existen en la política. Así como en 2001 el pedido popular y masivo de la gente era un recambio necesario de la dirigencia política, que no sé si se dio en los términos que la gente los pidió, creo que hoy el clamor tiene que ser de diálogo y de entendimiento. Insisto, la primera responsabilidad en la apertura y el sostenimiento de los espacios de diálogo es de los gobiernos. Después, también, la responsabilidad de quienes estamos en la oposición o que no formamos parte del gobierno de actuar en consecuencia y de acudir y esforzarnos porque ese diálogo dé resultados. Esa es una demanda que hoy hay en la sociedad.

—Usted mencionaba que fue un año donde murió Miguel Lifschitz, donde hubo elecciones de medio término, los radicales armaron un bloque propio en Diputados. ¿Cuál es la foto que hoy muestra la política santafesina y cómo puede evolucionar mirando hacia 2023?

—Las elecciones nos dejaron dos datos absolutamente corroborables a partir del resultado electoral: uno es que la polarización triunfó a nivel de las candidaturas nacionales y que es muy difícil a ese nivel generar un espacio que se distinga de esa polarización y que tenga un éxito electoral. Pero al mismo tiempo, lo que sucedió a nivel de candidaturas locales fue distinto porque el Frente Progresista aparece con más de un tercio del electorado, con mucha fuerza en los grandes centros urbanos y fundamentalmente en Santa Fe y Rosario. Creo que ese es un escenario que se va a sostener y mientras eso siga sucediendo es difícil pensar que se vaya hacia una polarización alineada con la nacional. Por lo menos debemos evitar que eso pase. En Santa Fe tiene que haber una alternativa propia, local, que contenga lo que pudimos hacer en los 12 años de los gobiernos del Frente y que también se haga cargo de los errores que cometimos y que aprenda sobre esos errores. Si nos ponemos de acuerdo en el programa, en qué queremos hacer, qué le queremos proponer a la gente para volver al gobierno de la provincia seguramente va a ser más fácil ponernos de acuerdo. En eso no veo problemas, en que haya un acuerdo lo suficientemente amplio como para dejar de lado el traslado de la polarización nacional a la provincial.

pablo farías.jpg
El diputado socialista, Pablo Farías, aseguró que el socialismo tiene buen diálogo con todos los sectores del radicalismo.

El diputado socialista, Pablo Farías, aseguró que el socialismo tiene buen diálogo con todos los sectores del radicalismo.

—Lo que sucede es que cada vez hay más radicales que eran frentistas y que hoy tienen un acuerdo con el PRO a nivel nacional. ¿No será que van a reclamar que el acuerdo nacional también se haga en Santa Fe?

—Va a haber tensiones y pretensiones de distinta índole respecto a lo electoral. Lo cierto es que con quienes podemos lograr un entendimiento más fácil y rápidamente, porque ya hemos recorrido 10 o 12 años de gobierno con la mayoría de ellos, hay una posibilidad de búsqueda de entendimiento. Pero siempre vamos a priorizar que ese entendimiento se dé sobre la base de un espacio político de identidad local que tenga por delante un acuerdo fuerte para el gobierno, para qué queremos hacer por la provincia y no anteponer la sola construcción de una mayoría para ganar las elecciones que después fracase como gobierno. Nos interesa que cuando le digamos a la gente que queremos gobernar para hacer las cosas bien, para mejorar la situación de la provincia sepamos que podemos hacerlo, que contamos con la gente para hacerlo y que construyamos la alternativa política sobre la base de esa propuesta.

—En ese contexto, ¿va a seguir siendo el Frente Progresista?

—Por ahora sí, no hay necesidad de hacer cambios. De todas maneras, no nos negamos a que el Frente tenga otra conformación, a que se amplíe y tenga hasta otro nombre. Eso puede suceder. Pero, insisto, debe ser un frente con características locales fuertes y evitando caer en la trampa del alineamiento absoluto con la polarización nacional. Después hay dirigentes que seguramente van a suscribir y apoyar determinadas líneas de candidaturas nacionales y otros no. Eso siempre sucedió, pero lo importante es tener como prioridad la construcción local.

—¿Cómo está la relación con los radicales y especialmente con los del NEO?

—Tenemos un buen diálogo con los del NEO y con los otros espacios radicales, con los sectores de la ciudad que lidera Mario Barletta, Julián Galdeano. Tenemos un buen nivel de diálogo con todos los sectores.

—¿Con José Corral?

—Menos, pero no hay inconvenientes en dialogar con él. Diálogo es una cosa, construcción política conjunta es un paso más complejo que habrá que ver cómo se da. Con Corral, en la ciudad de Santa Fe, hay distancias y diferencias que van a ser difíciles de zanjar. Pero con el resto del radicalismo hay niveles de diálogo y de entendimiento que nos hace pensar que se puede confluir en un mismo espacio hacia 2023. Pero nosotros nos negamos a la mera adscripción y a entrar sin más a Juntos por el Cambio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario