Entrevistas con UNO

Granato aseguró que en tres o cuatro meses se van a ver los recambios en el alumbrado público

El flamante secretario General municipal dijo que hay en marcha un plan de 186 millones de pesos de recambio de luminarias. Además, habló de servicios públicos, seguridad, la desigualdad y los cambios en el gabinete

Domingo 18 de Abril de 2021

El flamante secretario General de la Municipalidad, Mariano Granato, visitó la redacción de UNO Santa Fe y habló de todos los temas de importancia para la ciudad. Desde el estado de los servicios públicos, la seguridad y la desigualdad, a los cambios en el gabinete municipal y la pandemia, Granato habló de todo.

Embed

—¿Están conformes con la prestación de los servicios públicos en la ciudad?

—No, en absoluto. Estamos las 24 horas del día pensando y buscando alternativas para tener una mejor calidad de servicios. Lo que no se puede dejar de decir es cuál es el contexto en el que estamos trabajando en todos los servicios públicos. A veces nos olvidamos del año que venimos, ni siquiera estoy hablando de lo político ni de la gestión anterior. Transitamos un año donde todas las herramientas del Estado se vieron reducidas, desde lo financiero hasta los recursos humanos, y los problemas se incrementaron. Tuvimos que salir a hacer tareas que no son habituales para la Municipalidad como el control del espacio público hasta el control de los protocolos en los comercios. Esto no es ninguna justificación, para nada. Estamos acá para resolver los problemas y trabajamos de esto. El intendente nos eligió a cada uno de nosotros para solucionar los problemas, pero no puedo dejar de mencionar el contexto. Tenemos dificultades que tienen su justificación, pero ninguno de nosotros está tranquilo con la prestación de los servicios que tenemos y por eso, también, se motivan algunos cambios en el gabinete con no sólo un cambio de perfil, sino también, con el movimiento de algunas piezas porque la realidad es otra. Esto que nos ocurrió pasa cada 100 años en el mundo, debe ser el peor momento de la gestión municipal y de todos los niveles del Estado.

· LEER MÁS: Granato anticipó que no habrá internas en el Frente Progresista en la ciudad

—Antes de pasar a otros temas, ya que estamos hablando de servicios públicos, quería preguntarle por el alumbrado. Hay sectores de la ciudad que hace meses están afectados, ¿tienen una estimación de qué porcentaje de la ciudad está con problemas y cuánto tiempo va a llevar solucionarlos?

—Tenemos un plan ambicioso de recambio de tecnología. la ciudad de Santa Fe tiene una parte importante con tecnología obsoleta, muy vieja, con equipo colgante que se rompe muy frecuentemente. Lo que definimos es avanzar con el recambio de esa tecnología. Hay más de 186 millones de pesos que están siendo licitados en barrios y avenidas que nos van a dar una estabilización del sistema. Eso nos va a permitir pasar del halógeno colgante a la columna con LED. Esa tecnología requiere un mantenimiento menor y nos garantiza que en esa zona vamos a tener una vida útil mucho mayor. Eso nos va a permitir concentrar las energías en aquellos lugares donde aún no pudimos cambiar la tecnología para que el mantenimiento sea más eficiente.

—¿Cuánto tiempo va a pasar para que los 186 millones de pesos que está invirtiendo el municipio se vean en la calle?

—Algunas licitaciones ya empezaron y hasta junio de este año esas licitaciones ya tienen que estar en marcha. Algunas licitaciones tienen un plazo de ejecución de 60 días y otras de 90 días. Pero en los próximos tres o cuatro meses deberíamos estar viendo las obras en marcha. Algunas ya empezaron y en este último mes mejoramos ostensiblemente la capacidad de respuesta de la Municipalidad en términos de luminarias. Por supuesto que nos falta mucho. Apenas arrancamos la gestión había más de 10.000 luminarias quemadas, mientras que la capacidad de recambio estaba muy por debajo de eso. Estamos haciendo mucho esfuerzo para llegar a estabilizar eso. Una inversión de 186 millones de pesos es algo pocas veces visto en la ciudad de Santa Fe para el mejorado de la tecnología del alumbrado.

—¿Qué porcentaje de la planta urbana significa eso?

—Son seis barrios y avenida Gorriti, Galicia, Camino Viejo a Esperanza, una serie de avenidas troncales importantes.

Granato.jpg
El secretario General, Mariano Granato, habló de los servicios públicos en la ciudad de Santa Fe.

El secretario General, Mariano Granato, habló de los servicios públicos en la ciudad de Santa Fe.

—Más allá de los servicios públicos de los que ya estuvimos hablando, ¿cuáles son los principales problemas que tiene la ciudad?

—Lo que nosotros vinimos a hacer en la gestión lo dijo Emilio desde que arrancamos. Queremos incidir sobre la desigualdad en la ciudad. El principal problema de esta y de otras ciudades es la desigualdad que las atraviesa. El 50 por ciento de la pobreza se ve todos los días en la calle. Desde nuestra mirada de la realidad es el principal sentido de transformación que venimos a hacer. Para equilibrar esa fragmentación, porque la ciudad tiene una calidad de servicios en una zona y otra muy distinta en otras zonas, nosotros venimos a incidir. Para eso tenemos un programa que se llama Integrar que se concentra en toda esa zona oeste, con una primera etapa en el distrito Noroeste que ya empezaron a ver obras. Por primera vez va a haber asfalto en barrio Las Lomas donde los vecinos tienen que caminar más de 30 cuadras por el barro para llegar a la próxima avenida. La obra de Camino Viejo a Esperanza, que ya empezó es una inversión de más de 250 millones de pesos que va a perforar el oeste de la ciudad. Para nosotros el gran problema es la desigualdad y el desafío es construir una ciudad en la que entremos todos porque tenemos muy claro que si el 50 por ciento de los santafesinos y las santafesinas está fuera del sistema, nadie puede construir un proyecto de vida. Cuando nosotros pensamos invertir en los barrios que históricamente fueron relegados, lo hacemos pensando que eso va a ser en beneficio del resto de la ciudad. Si no tenemos una ciudad con proyecto de vida para todos, no es una sociedad sustentable. Está demostrado en todo el mundo que si eso no pasa no se puede vivir. Después tenemos en los servicios públicos un problema, aunque no es lo mismo en el centro que en el noroeste y eso requiere que el Estado local tenga un rol para que todo sea más equilibrado.

—Usted habló de los índices de pobreza y, más allá que es un problema que no puede resolver un municipio, volvieron los limpiavidrios y hay más chicos malabareando en los semáforos de Bulevar, ¿cómo se atiende esa realidad desde el municipio?

—Si han vuelto, ¿se supone que en algún momento no hubo?

—Al menos no los había en la cantidad que se ven ahora en las calles.

—Insisto. En lo que corresponde al Estado local se aborda poniendo las energías en un proyecto de ciudad que haga más equitativa la realidad de todos y todas. Esa es una parte. Después, por supuesto que hay problemas focalizados que son fenómenos sociales. Que haya o no haya limpiavidrios o trapitos, cuidacoches o carreros, son emergentes de un problema serio de desigualdad. Si mañana encontramos una solución mágica para que los 150 trapitos que están en la ciudad salgan del circuito, cuánto tiempo puede pasar para que haya otros 150 trapitos. Hay un problema estructural que se aborda con políticas sociales para mejorar la calidad del Estado en el territorio y para eso es el Plan Integrar que tiene tres grandes pasos: el primero tiene que ver con la obra pública, con lo físico y ambiental porque es lo más visible de la desigualdad. Por eso el primer eje es mejorar la infraestructura de los barrios. El segundo tiene que ver con la participación de la ciudadanía y el tercero es mejorar la calidad de las políticas públicas. La ciudad de Santa Fe tiene un despliegue territorial muy heterogéneo con lugares muy lindos y otros que están muy desatendidos. Para eso construimos una política social que se llama Estaciones, que son 17 lugares en los distintos barrios de la ciudad que tiene como objetivo visibilizar el Estado presente en el territorio, inserto en la realidad y con equipos de trabajo que se vinculan con la comunidad para mejorar el acceso de esas familias a las políticas sociales en el momento que corresponde. Trabajamos muy fuerte con los preadolescentes, niños y niñas entre 10 a 13 años, que en un momento era la franja etaria con los índices de deserción escolar más elevados.

Granato 2.jpg
El secretario General de la Municipalidad, Mariano Granato, se refirió a los cambios en el gabinete municipal.

El secretario General de la Municipalidad, Mariano Granato, se refirió a los cambios en el gabinete municipal.

—¿Los cambios en el gabinete que mencionó, donde el más importante es que usted reemplazó a Miguel González en la Secretaría General, tienen que ver con un cambio de proyecto de ciudad o de cómo se gestiona ese proyecto?

—Tienen que ver con adaptar el perfil del gabinete a la realidad que describimos. Yo vengo de la militancia en el territorio y del trabajo social, de conocer esa parte de la ciudad y Emilio priorizó que eso sea lo más importante que tengamos para decirle a la sociedad. El intendente hoy está proponiendo la discusión sobre la desigualdad en la ciudad y eso muestra cuál es la intención de esta gestión y a eso también obedecen los cambios. Uno también viene con más juventud, tal vez, para imprimirle alguna impronta distinta a la gestión. Pero fundamentalmente tiene que ver con un cambio de perfil que tiene que ver con que el gabinete se armó para un mundo que no está más. Seguimos siendo parte del mismo equipo, seguimos siendo los mismos jugadores que estamos jugando otros roles.

—¿Qué le pidió Emilio Jatón para lo que resta de la gestión?

—Fortalecer la gestión urbana, la articulación entre las áreas y tener mucha influencia en el territorio. Básicamente esas son las tres consignas con las que venimos a trabajar. La gestión urbana efectivamente es un problema, pero hay lugares de la ciudad donde esos problemas significan mucho más que en otros. Por eso vamos a hacer mucho hincapié en que hay una parte de la ciudad que vamos a priorizar por más que eso signifique demorar un poco más en otros lugares.

—Cambió el ministro de Seguridad en la provincia, ¿pero qué le puede aportar el municipio a una tarea que es provincial?

—En primer lugar pensamos el tema en profundidad, sin ninguna especulación política que siempre nos dio muy malos resultados en la materia. Para nosotros la seguridad es un tema muy complejo, que hay que abordarlo con la profundidad que corresponde. Siempre decimos y ya tuvimos algunos intercambios con el ministro, se convocó al Consejo de Seguridad de la ciudad. Este tema tiene los tres andariveles de los que hablaba al principio, que es mejorar las condiciones materiales de las personas, mejorar el policiamiento a partir de que la policía sea más eficiente y promover políticas sociales. La discusión de la seguridad dada sólo desde el policiamiento, para nosotros es incompleto, nunca vamos a llegar a lograr mejores resultados si sólo pensamos el problema desde esa dimensión y no le agregamos, además, políticas sociales robustas que estén en línea con los tres niveles del Estado y por eso hablaba de la especulación política. A veces este fue un tema que sirvió para hacer campaña y no para resolver el problema. Nosotros nos paramos en un lugar de responsabilidad en esto. Es realmente un problema complejo, no venimos a echar culpas.

—¿Están pudiendo articular políticas más allá de la seguridad con el gobierno provincial?

—El diálogo más genérico con el gobernador es muy ameno, hay una relación de respeto y de articulación que aún no lo pudimos materializar en cosas concretas. Eso nos está costando un poco. Pero hay vocación de diálogo. Emilio es una persona de diálogo y que está predispuesta a trabajar en conjunto y, de hecho, trabajamos muy bien con el Gobierno nacional. De las obras que están en ejecución en la ciudad de Santa Fe, algo que no sucede en todas las ciudades, tienen un nivel importante. Parece que en el centro no las vemos, pero la obra de Camino Viejo a Esperanza, la de Beruti, Villa Hipódromo.

—¿Esas son con fondos provinciales o nacionales?

—En algunos casos son con fondos provinciales y, en otros, con fondos nacionales. Pero eso habla que hay una buena articulación de la Municipalidad con los dos niveles de Estado superior. Después, en políticas sociales no pudimos concretar nada, pero no es significativo porque la agenda de articulación estuvo centrada en el Covid. Pero nosotros decimos que no es menor que los actores estén predispuestos al diálogo. Con el nuevo ministro de Seguridad, Jorge Lagna, lo primero que pudimos lograr en una reunión fue un mayor nivel de articulación entre los equipos de la Municipalidad y de Seguridad, además de una mayor presencia del ministerio en la ciudad con más de 500 agentes nuevos y 70 móviles que estarían en cualquier momento llegando a la ciudad, lo que para nosotros es muy bueno.

—Luego del primer encuentro entre Lagna y Jatón, ¿ya hubo acciones concretas o recién se está planificando qué hacer con la seguridad en la ciudad?

—Al otro día de esa reunión empezaron a intensificarse los controles de motos que también era un reclamo de los vecinos y que hay que hacer en conjunto entre la policía y los agentes de control de la ciudad. A los dos días de ese encuentro ya se empezaron a desarrollar dos veces por semana, en diferentes lugares y horarios, los controles de motovehículos. Además, se le dio lugar a las vecinales en el Consejo de Seguridad –que se reunió el miércoles pasado– ya que son espacios institucionales que a veces son cuestionados porque falta la voz del vecino.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario