Política santafesina

"La falta de política en el gobierno de Perotti se ve en que lleva 15 días sin ministro de Gobierno"

El presidente del bloque socialista en la Cámara de Diputados, Joaquín Blanco, cuestionó la falta de una mesa de diálogo entre el Ejecutivo y la Legislatura. Le abrió la puerta a sectores del peronismo y de la izquierda democrática para sumarse al Frente

Domingo 29 de Noviembre de 2020

El presidente del bloque del Partido Socialista de diputados, Joaquín Blanco, habló de los proyectos de ley que aún están en el tintero de la agenda legislativa, del escaso diálogo entre el Ejecutivo y la Legislatura, se refirió a las posibilidades de ampliar el Frente Progresista para recuperar la provincia en 2023 y habló sobre el primer año de gestión de Omar Perotti. "La falta de política en el gobierno de Perotti se ve en que lleva 15 días sin ministro de Gobierno", disparó.

"Es evidente que no tuvimos una agenda de trabajo aceitada con el Ejecutivo en materia legislativa. Esto arrancó en el inicio de la gestión de Perotti y se fue acentuando. El reflejo más palpable de esa falta de política es la ausencia del ministro de Gobierno. El Ejecutivo hace 15 días que no tiene designado al ministro político, que es el encargado, entre otras cosas, de la relación con la Legislatura", argumentó.

· LEER MÁS: Perotti dijo que con Borgonovo "se terminó un ciclo"

—¿No hay otro funcionario que haya ocupado ese espacio?

—De forma fraccionada o temática. Recuerdo que Sukerman (Roberto, ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social) estuvo con el tema de las ART. Pero no hubo una agenda integral, de prioridades por parte del Ejecutivo para que tenga un orden lógico y tenga un ida y vuelta con la Legislatura. En ese marco, hay sectores del gobierno que están optando por endurecer sus posturas políticas llegando al límite de expresiones inaceptables como las del propio ministro (de Seguridad) Marcelo Sain, o la secretaria de Derechos Humanos, Lucila Puyol, que por supuesto que enrarecen y complejizan el escenario político. Nuestra postura como bloque socialista es separar el clima político del contenido y la pertinencia de las leyes en sí. Creemos que responsablemente tenemos que estudiar cada tema, hacer aportes en cada uno y votar acorde a lo que entendamos que es mejor para Santa Fe. Por eso construimos leyes como la de Paridad, la de emergencia por el Covid, habilitamos el tratamiento y se aprobó la ley de Necesidad Pública. Dimos muestras sobradas a través de todo el año, a pesar de la falta de voluntad dialoguista del gobierno, que como bloque tuvimos actitudes responsables votando lo que mejor nos parecía para Santa Fe.

· LEER MÁS: La ley de incompatibilidad que amenaza a Sain podría resolverse recién en mayo

—Quedan varios temas importantes en la agenda legislativa como el Presupuesto –que tiene media sanción del Senado y Diputados lo aprobaría este lunes–, la ley tributaria y la de conectividad que está atada a la toma de deuda para llevar adelante ese plan para darle internet a toda la provincia. ¿Esos temas se pueden resolver antes que termine el año?

—Lo que sucede es que no hay una mesa de diálogo del Ejecutivo, al menos con el bloque mayoritario de la Cámara de Diputados. Eso no existe y creo que es necesario, no para discutir estas leyes, sino para discutir la relación entre el Ejecutivo y el Legislativo y las iniciativas que trascienden las necesidades del gobierno. Por otro lado, me parece que estos tres temas son diferentes. El Presupuesto es una herramienta que en un marco de crisis todos entendemos que es deseable que toda gestión cuente con ese instrumento porque le da previsibilidad a todos los actores, políticos y ciudadanos, sobre cuáles son las prioridades y los recursos del Estado. Nosotros hemos planteado que no nos parece que haya que seguir con una política de endeudamiento para gastos corrientes; no nos parece que tengan que tener súperpoderes para hacer y deshacer obra pública al antojo del gobernador; no nos parece que el Plan Abre se tenga que derogar por un artículo perdido en la ley de presupuesto. Son cuestiones que observamos del proyecto oficial, pero vamos a trabajar con la idea de que el Ejecutivo pueda tener su presupuesto.

—¿Y la ley tributaria anual?

—Con la ley tributaria sí tenemos algunas observaciones porque ha roto una tradición de los últimos cuatro años de ser discutida con los actores económicos y académicos por el impacto que pueden tener los tributos. Nos están llegando observaciones del Colegio de Ciencias Económicas de Rosario que tiene muchas diferencias técnicas con la creación de nuevos impuestos a todo lo que son las plataformas digitales. Incluso hablan de que estaríamos ante un IVA provincial, de un tributo nuevo; porque Ingresos Brutos se graba a las empresas, pero si se graba a los consumidores con las tarjetas de crédito, ese consumo lo está pagando el usuario y estamos ante un nuevo tributo. En simultáneo, se está discutiendo a nivel nacional un nuevo pacto fiscal para saber si hay estabilidad en los impuestos, si hay habilitaciones para aumentar impuestos, qué montos. Por lo tanto, esto también está atado a la negociación de las provincias con el gobierno nacional.

—La pandemia desnudó, entre otras cosas, la falta de equidad en el acceso a internet, ¿cómo ven ese proyecto?

—En cuanto a ley de conectividad ya comenzamos en la comisión de Obras Públicas una ronda de consultas con muchos sectores que están disconformes con el proyecto que mandó el Ejecutivo. Por ejemplo, todas las pequeñas pyme de cables del interior que son proveedoras de internet no se sintieron escuchadas en el mensaje del Ejecutivo. Nosotros vamos a convocar al Enacom, al Arsat y a todos los que tengan algo para aportar para hacer una buena ley de conectividad en la provincia de Santa Fe. Sobre el proyecto para la toma de deuda –por 100 millones de dólares para concretar ese proyecto– lo que decimos es que primero hay que definir qué es lo que queremos hacer y cómo y después ver cómo lo financiamos. Esta discusión arrancó al revés. Primero conseguimos el financiamiento externo y después armamos el proyecto. Nuestra tarea es poner el caballo adelante del carro, ordenar esta discusión y tener un plan de infraestructura donde quede claro qué es lo que hace la provincia, qué hace el gobierno nacional, qué les toca a los municipios y de qué se encargan los privados.

—El 2021 es un año electoral, ¿se va a ampliar el Frente Progresista?

—Para nosotros lo más importante es en el 2023 tener una propuesta de futuro para la provincia de Santa Fe. Está terminando el primer año de gestión de Omar Perotti y ya hay, claramente, una impronta de gestión, una impronta de gobierno que es un retroceso para la mayoría de los santafesinos y santafesinas. Queremos reconstruir la esperanza, tener una nueva plataforma de propuestas, tener nuevas caras, una propuesta renovada, con nuevos desafíos para la provincia de Santa Fe, con toda la experiencia de gestión que tuvimos, con toda la capacidad instalada para poder gobernar esta provincia, sumado al aporte de los intendentes y presidentes comunales. Creo que alrededor de todo eso, de una apertura a la sociedad civil y a nuevas ideas, el mayor desafío es construir una propuesta alternativa de futuro para el 2023.

—¿Pero esa propuesta la van a empezar a construir en 2021?

—El año 2021 es importante, es una elección parlamentaria que tiene peso en sí misma porque se eligen senadores nacionales. Estamos viendo lo que está pasando en el Senado donde prácticamente desde la llegada de Cristina Kirchner pasó a ser una escribanía en la cual los proyectos pasan como por un tubo, con poca discusión pública. Ahora estamos viendo que quieren cambiar las reglas para elegir al procurador general de la Nación. Por eso creemos que es importante que desde Santa Fe vayan al Congreso legisladores con un claro perfil político progresista, que defiendan a Santa Fe y que no sean levantamanos de un bloque mayoritario. Pero eso es importante no sólo para el Frente Progresista, sino para los santafesinos. Queremos recuperar un espacio en el Senado, que ponga lo mejor de Santa Fe en escena y en la defensa de los intereses provinciales.

—¿En quién están pensando para que cumpla ese rol?

—Es súper prematuro hablar de nombres porque es una suma de cosas. Es tener una propuesta, es el momento justo, son los hombres y mujeres que encarnan esa propuesta. Pero estamos cerrando un año dificilísimo para todos los argentinos y creo que adelantar el proceso de discusión electoral para ya estar debatiendo sobre la elección que podría ser en octubre del año que viene es demasiado.

—¿Para ustedes en agosto no va a haber Paso?

—Esperemos que sí porque eso va a significar que hay vacuna y que hemos podido controlar la pandemia y volver a la normalidad. En eso estamos supeditados a lo que suceda a nivel nacional. Ahora se anunció un calendario de vacunación y vamos siguiendo las noticias en un panorama incierto. Supongo que en su momento se tomará una decisión más responsable y teniendo en cuenta que cualquier decisión que cambia el cronograma electoral tiene que ser consensuada con las fuerzas de la oposición.

—Volviendo a la ampliación del Frente Progresista. ¿Están abiertos a una alianza con Juntos por el Cambio?

—Somos proyectos políticos diferentes, porque tenemos una historia diferente y porque tenemos posturas diferentes ante hechos de orden económico, político o social que fueron evidentes. También es cierto que cuando uno construye un proyecto político puede haber actores que hoy están en Juntos por el Cambio, en el peronismo, en la izquierda democrática como el Frente Social y Popular o Igualdad y Participación, Ciudad Futura donde hay que explorar el diálogo en función de un proyecto y de una propuesta de gobierno. El diálogo entre sectores que tengan la voluntad de gobernar para la mayoría, de una política pública eficiente, de un Estado provincial activo, me parece que al diálogo hay que buscarlo de manera permanente. Después las construcciones electorales son diferentes y se verá en su momento cuál es el grado de maduración para la ampliación del Frente y cuáles son los actores que pueden estar considerados para sumarse a ese Frente. Hoy claramente somos proyectos políticos que estamos en distintas veredas, lo que no quita que con los diferentes espacios políticos que estamos en distintas veredas haya un camino de diálogo y que podamos encontrarnos con algunos de ellos en un proyecto en común. Pero insisto, es también con actores del peronismo y de la izquierda democrática.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario