Política

La muerte de Lifschitz, un sismo en la política santafesina

El deceso por covid del exgobernador y mayor elector del Frente Progresista abre un interrogante en todas las fuerzas políticas de la provincia

Lunes 10 de Mayo de 2021

Cuando Miguel Lifschitz anunció por Twitter que tenía coronavirus nadie imaginaba este desenlace. La política seguía jugando a la política. Las especulaciones eran que en unos días Lifschitz iba a seguir recorriendo los pueblos y ciudades de la provincia tal como lo hizo hasta que el test le dio positivo.

Luego el cuadro empeoró y el exgobernador tuvo que ser internado y horas después pasó a la unidad de terapia intensiva de un efector privado de la ciudad de Rosario. El estado crítico del presidente de la Cámara de Diputados hizo que se postergara la elección de autoridades en la Cámara baja, aunque no evitó que comenzaran los rumores sobre cómo se disputaban el poder que vacilaba junto a la salud del mayor elector que tenía hasta ese momento el Frente Progresista.

• LEER MÁS: Miguel Lifschitz fue despedido con aplausos y rosas rojas

La semana pasada un dirigente radical definió la situación como la del Cisne Negro de la política. Un hombre con mucha imagen positiva en la provincia se preparaba para ser candidato a senador nacional por el Frente Progresista, pero su delicado estado de salud cambiaba el escenario de manera inesperada.

Lifschitz 10.jpg

Ahora, con la muerte de Lifschitz las frenéticas reuniones virtuales y presenciales y las miles de llamadas de la semana pasada se intensificarán. Nadie lo reconocerá en público, pero el dolor en la política es una instancia efímera.

Ahora se vienen tiempos donde se producirán muchos movimientos internos en el Partido Socialista –que a principios de abril tuvo elecciones internas luego de muchos años–, pero también dentro del Frente Progresista. El socialismo, además de perder a uno de sus máximos dirigentes, tiene que despedir a su gran elector. Eso puede generar un desbalance con el radicalismo, que no tiene una figura electoral del tamaño de Lifschitz, pero sí mayor desarrollo territorial.

• LEER MÁS: Lifschitz: el hito histórico que marcó su vida y la construcción política para llegar a la Casa Gris

También hay muchas preguntas por responder. El sismo que provoca la muerte de Lifschitz en la política santafesina afecta a todos. Hasta el gobierno provincial pierde al rival de referencia. Mientras que en el radicalismo, al no estar la mayor figura electoral del Frente para ponerle un freno público a las ambiciones aliancistas, ya habrá dirigentes moviendo fichas para intentar ampliar el Frente incorporando al PRO. Por supuesto que esa coalición ya no se llamará Progresista, Cívico y Social. En la UCR se vivirá una interna entre los progresistas y los pragmáticos que tendrá repercusiones en sus aliados.

• LEER MÁS: A Lifschitz "le hubiese tocado vacunarse la semana pasada o ésta"

Más allá que muchos dirigentes de centro izquierda no veían en Lifschitz al mayor abanderado del progresismo, ahora habrá un interrogante que, tal vez, vaya más allá de los partidos y de los frentes políticos en la provincia. La partida de Lifschitz directamente pone en crisis al progresismo santafesino que en muy poco tiempo, porque por más que se mire hacia 2023 este año hay elecciones, tendrá que debatir si esta crisis es el final de una etapa que tardará mucho en cicatrizar o si es una oportunidad para reinventarse y volver a las bases progresistas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario