Política
Jueves 24 de Mayo de 2018

La paridad se aprobó en Diputados y ahora enfrentará el mayor desafío en el Senado

Con las gradas colmadas de mujeres, la Cámara baja aprobó un dictamen de consenso para la ley de paridad que busca equiparar la participación en todos los ámbitos políticos entre hombres y mujeres.

La Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto de ley que prevé la paridad de género para la participación política en la provincia de Santa Fe. La norma, que ahora deberá tratar el Senado, alcanza a los cuerpos colegiados, al Poder Ejecutivo, los organismos descentralizados, las empresas del Estado, entes autárquicos y al Poder Judicial.

Varias legisladoras y legisladores resaltaron en sus discursos la importancia del paso que se dio este jueves al sancionar el proyecto en general por unanimidad –solo hubo un voto negativo para el artículo Nº 2– y pidieron que los senadores debatan el dictamen que se aprobó en la Cámara baja antes de fin de año para que la norma esté vigente antes de las elecciones de 2019.

Algunos legisladores del radicalismo, que habían votado en contra en 2016, aseguraron que esta vez, con madurez política se había logrado no solo el proyecto posible, sino que se había conseguido construir un consenso que permitió sacar la mejor ley posible. Mientras que las legisladoras de diferentes bancadas se encargaron de describir que el presente logro es fruto de una lucha histórica de la mujer y que es una de todas las batallas que hoy están dando.

"Hoy recogemos las banderas que nos dejaron otras mujeres en la historia", dijo la diputada Verónica Benas (Pares-FPCyS) y aseguró que "la participación de las mujeres en la cosa pública mejora las condiciones para construir una sociedad más justa". Además, la legisladora resaltó que el proyecto contempla el reconocimiento del género en función del documento de identidad y no de ninguna cuestión que tenga que ver con la genitalidad. "Eso es importante para nosotras porque es hora de que nos hagamos cargo de aquellas minorías que también fueron lastimadas a lo largo de tantos años", añadió.

Por su parte, Alicia Gutiérrez (SI-FPCyS) aseguró que las actuales 18 diputadas que integran la Cámara son producto de la ley de cupo (que establece un piso de una tercera parte para las mujeres en las listas legislativas) ya que entre 1983 y 1991 solo hubo dos diputadas provinciales en Santa Fe a pesar de que se eligen 50 diputados cada cuatro años. El resto de los cargos fueron ocupados por hombres.

A su turno, Silvia Augsburger (Igualdad y Participación), dijo que "esta ley la discutimos acá, adentro, pero la ganamos afuera, es producto de la marea feminista que recorre nuestro país desde hace algunos años". En ese sentido, señaló que "esa marea es la que cuestiona en la academia el acoso sexual de las alumnas por parte de los profesores, que discute la violencia sexista que no tolera más y que dice Ni una Menos; que pide por el debate en el Congreso de la Nación por el aborto legal, seguro y gratuito".

Asimismo, Augsburger aclaró que "la paridad no es una ley contra los varones" y que "lejos de eso hacemos eco de esa consigna feminista que dice que «cuando las mujeres avanzamos, ningún hombre retrocede»" y refirió que en ninguna Legislatura del país donde se votó la paridad lo hicieron las mujeres, que son minoría, sino varones "los que también quieren un país con mayor igualdad y un país que no discrimine más por el solo hecho de ser mujer".

La diputada justicialista Patricia Chialvo le puso números de la realidad al debate y dijo que en la Argentina las diputadas nacionales son solo el 38% contra el 62% de hombres; en la Cámara de Diputados de Santa Fe la participación de la mujer llega al 36%; las senadoras nacionales son el 41% de esa Cámara; en el Senado de Santa Fe hay una sola senadora, lo que significa el 5% de los cargos. En los ministerios nacionales solo el 14% son ministras contra el 86% de hombres, mientras que en Santa Fe el 35% son ministras y el resto varones.

"Hay muchos dirigentes políticos que se manifiestan a favor de la paridad y si vamos a los números, no la están cumpliendo", aseguró Chialvo en clara referencia al gobernador Miguel Lifschitz, que el 8 de marzo pasado, en el Día de la Mujer, envió un proyecto de paridad a la Legislatura.

Durante el debate del proyecto también expusieron los diputados Rubén Galassi (PS-FPCyS) –quien hizo un repaso por las características de la norma–, Mercedes Meier (FSP), Gabriel Real (PDP-FPCyS), Santiago Mascheroni (UCR), Edgardo Martino (UCR NEO-FPCyS), Julio Eggimann (Juntos por Santa Fe-PJ), María Ayala (PS-FPCyS), Julián Galdeano (UCR) y Cesira Arcando (FE-Cambiemos).

Ahora, la discusión pasó al Senado, donde los senadores tienen su propio proyecto con preferencia para tratarlo dentro de tres sesiones. Las diputadas confían que la unanimidad y el consenso logrado con todos los espacios políticos en Diputados deja poco margen para especulaciones. "Por la conformación política de la Cámara de Senadores y habiéndose expresado los diputados que corresponden a esos espacios políticos en nuestra Cámara, esto tiene que tener un tratamiento rápido y garantizar con la sanción definitiva en los próximos meses que efectivamente en 2019 nos encuentre a todos sosteniendo la paridad en cada una de las instancias que la ley lo requiere", dijo Benas, que confía que el proyecto de los senadores se acumulará a esta iniciativa que ya obtuvo media sanción.

El temor de las diputadas es que la discusión se dilate en la Cámara alta y que las elecciones del año que viene se hagan sin contemplar la paridad, lo que retrasaría la representación equitativa, al menos en la Legislatura y en los concejos municipales, por otros cuatro años.